Académicos y defensores del patrimonio de Cholula continúan a la espera de autoridades y especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para que se constate el avance de las obras en la Gran Pirámide que se realizan sin los permisos correspondientes y se emprenda una discusión colegiada sobre el daño que esto implica.

Julio Glockner, académico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) aseguró que la reunión con Diego Prieto Hernández, Secretario Técnico  y Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador del Consejo de Arqueología del INAH, ha sido retrasada, pero confió que el compromiso establecido sea cumplido.

Glockner, en entrevista radiofónica, aseguró que es necesario que autoridades federales contrasten las solicitudes que ha hecho el gobierno de Puebla y lo que en la realidad se está modificando en torno a la gran pirámide de Cholula, cuyas intervenciones están contraviniendo la Ley Federal de Zonas Arqueológicos y Monumentos Históricos y Artísticos de 1972.

La pasada semana académicos y la organización Cholula Viva y Digna revelaron que la Secretaría Técnica (INA) confirmó que sin su autorización reiniciaron los trabajos del Parque Intermunicipal en torno a la pirámide de Cholula.  “Se tiene que dar una discusión académica, especialistas debemos poner en la mesa documentos técnicos, y dar cuenta de los trabajos emprendidos prohibidos por el propio INAH son cuidados por sus empleados en Puebla como el arqueólogo Arnulfo Allende”, dijo Glockner.

El investigador aseguró que esta intervención rebasa ya el ámbito de la ética profesional y constituye un delito federal. Aseguró que aún no se conocen las dimensiones del daño de los trabajos, que luego de una suspensión temporal recomenzaron desde el 17 de noviembre y si éstos son reversibles.