De tres gasoductos que actualmente operan en Puebla, a mediados de 2017 habrá siete, pues están en construcción tres líneas que conducirán diversos combustibles y hay en puerta un proyecto más para transportar, por la entidad, gas proveniente de Estados Unidos.

Los trayectos de los ductos existentes cruzan el 70 por ciento del territorio poblano, por lo que sólo un cuadrante, que representa el 30 por ciento restante, está libre de ese tipo de infraestructura.

Actualmente están en operación los gasoductos Poza Rica-Azcapotzalco, Zempoala-Santa Ana y el Complejo Petroquímico Independencia, que atraviesan la entidad poblana.

Están en construcción el Proyecto Integral Morelos, el Gasoducto Tuxpan-Atotonilco y otra línea más para transportar combustible a la armadora automotriz Audi.

A lo anterior se suma el Gasoducto Tuxpan-Tula que fue anunciado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Cabe recordar que los proyectos Morelos y Tuxpan-Atotonilco enfrentan la oposición de los pobladores de las comunidades por las que atravesarán.

Los que ya operan

Los gasoductos instalados en la entidad poblana son el denominado como Poza Rica – Azcapotzalco, cuya estación de bombeo se localiza en Huachinango, en la Sierra Norte de Puebla, aunque también atraviesa municipios de Veracruz y Tlaxcala.

Esa tubería se extiende a lo largo de 216 kilómetros y está a cargo de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La estación US Oriente, Gasoducto 40 D, Zempoala-Santa Ana, ubicado en el kilómetro 159+627 del municipio de Oriental, es otra de las líneas de transportación de combustible que están en funcionamiento.

Esa obra conduce hidrocarburos hacia el estado de Tlaxcala como punto inmediato, tiene una longitud de 24.43 kilómetros. Su edificación tuvo un costo de 250.6 millones de pesos.

Además del Complejo Petroquímico Independencia que se encuentra ubicado a la altura del kilómetro 76.5 de la Carretera Federal México-Puebla, en el poblado de Santa María Moyotzingo, perteneciente al municipio de San Martín Texmelucan y cercano a la Zona Metropolitana de Puebla.

El Complejo Independencia de Pemex es un centro productor de petroquímicos no básicos, principalmente de Metanol, diversas especialidades petroquímicas y energía eléctrica.

 

En construcción

Hasta el mes de septiembre de 2014, directivos a cargo del Gasoducto Tuxpan-Atotonilco, indicaron que a finales de ese año el proyecto iniciaría operaciones, después de que su construcción arrancó en septiembre de 2012, sin embargo a este se oponen pobladores de la comunidad de Cuacuila, en el municipio de Huachinango.

Los inconformes, los cuales suman alrededor de 300, presentaron amparos en contra de la obra, sin embargo estos recursos aún no se resuelven en definitiva.

El proyecto está a cargo de la empresa Gasoductos Mexicanos (Gasomex) y conducirá gas propano comercial a lo largo de un trayecto de 260 kilómetros. La inversión asciende a 410 millones de dólares.

En mayo de 2014 la empresa Igasamex Bajío S.A. de C.V. inició trámites ante la Secretaría de Medioambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para construir un gasoducto de 20 kilómetros de longitud para abastecer combustibles a la armadora Audi que se localiza en el municipio de San José Chiapa.

La obra contempla atravesar los municipios de San José Chiapa y Nopalucan en Puebla y de Cuapiaxtla en Tlaxcala.

El Proyecto Integral Morelos es la obra en proceso más relevante en cuanto a gasoductos se refiere en Puebla, pues plantea una inversión de 3 mil 500 millones de pesos y además contempla atravesar comunidades de Puebla y Tlaxcala.

La línea, a cargo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), transportará gas natural a lo largo de 159.8 kilómetros. Sin embargo a este proyecto se oponen decenas de comunidades poblanas, incluso han sido detenidos activistas como Juan Carlos Flores Solís, quien recientemente fue liberado.

Proyectos futuros

En puerta se encuentra la instalación del gasoducto Gasoducto Tuxpan-Tula que recorrerá los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo, a fin de transportar gas natural que llegará al país desde Estados Unidos, vía submarina por el Golfo de México.

La obra interestatal requerirá recursos por 400 millones de dólares, unos seis mil 200 millones de pesos y recorrerá una distancia de 236 kilómetros cuadrados.