Opinión

Políticos del 2023

Miércoles, Enero 4, 2023
Leer más sobre Elmer Ancona Dorantes
Si los clásicos políticos no proyectan una imagen cargada de emociones estarán fuera de del 2024
Periodista y analista político. Licenciado en Periodismo por la Carlos Septién y Maestrante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM. Catedrático. Escribe en diversos espacios de comunicación. Medios en los que ha colaborado: Reforma, Notimex, Milenio, Grupo Editorial Expansión y Radio Fórmula.
Políticos del 2023

Para muchos políticos, este 2023 será de vital importancia porque tendrán que construirse una nueva imagen rumbo al 2024, eso si quieren obtener alguna posición de mayor relevancia en el espectro estatal o nacional.

El gran problema que tendrán los ciudadanos -los mexicanos en general-, es que se toparán con políticos reciclados que, simple y llanamente, no dan una: son opacos, aburridos, acartonados, grises, timoratos, por no decir bastante mediocres.

Muchos de estos políticos (funcionarios públicos, legisladores, líderes de partidos) no aportan nada a la sociedad en la que viven, no la transforman, no la modernizan, no la revolucionan… No la aman, no la desean como se amaría a una esposa, a una amante, a una compañera.

Son los clásicos políticos demagogos y mentirosos, payasos y merolicos, que cada vez que hablan sueltan los mismos “choros” de siempre; no entusiasman, no conmueven a las masas, no las convencen.

Más artículos del autor

Se quedaron atorados en el pasado, con una visión de Ciudad-Estado que pasó de moda. Pocos son los políticos contemporáneos que hacen cosas diferentes, que trastocan el ritmo y los corazones de la gente.

Son los clásicos políticos del montón que han saltado de un cargo a otro sin cambiar su imagen pública. ¡No hacen ni el intento de peinarse diferente! Y eso es que sólo hablamos de la estética física.

Porque si nos referimos a la estética espiritual, intelectual o emocional, muchos de estos políticos quedarían reprobados ante los ojos de la sociedad; en la parte estrictamente discursiva ya estarían fuera de la competencia electoral.

Por eso, este 2023 la mayoría de estos políticos a los cuales hemos padecido durante largo tiempo, y que se han alimentado de manera ostentosa durante su encomienda pública, tendrán que dar mucho más de sí mismos para cautivar a unas audiencias cada vez más exigentes.

Si no cambian sus aburridos y tediosos discursos, si no proyectan una nueva imagen cargada de emociones, de respuestas contundentes, de proyección de modernidad, con toda seguridad estarán fuera de la contienda político-electoral en el 2024.

Los ciudadanos tendrán suficiente tiempo para analizarlos, valorarlos y calificarlos (aprobarlos o rechazarlos), para tomar la mejor decisión de sus vidas en las urnas, pensando en el presente y futuro de sus hijos, de sus familias, de las futuras generaciones.

En México, dice Lorenzo Córdova, el padrón electoral será de 97 millones de personas y estará en juego una cantidad de cargos públicos y poder político nunca antes vistos en el país.

El 2 de junio del 2024, los mexicanos elegirán Presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados federales; se renovarán nueve gubernaturas (entre ellas la de Puebla) y 30 congresos locales. Habrá cargos públicos para aventar al aire.

Así que ¡a darle duro! mujeres y hombres de la política para dejar de ser lo que son, lo que han sido, con lo que han logrado espantar a los ciudadanos en los procesos democráticos, fundamentales para el progreso de las sociedades ¡O cambian, o se van!

@elmerando

Vistas: 407

Loadind...