Opinión

Cómo prevenir la disminución muscular en la vejez

Sábado, Diciembre 24, 2022
Leer más sobre José Ramón Eguibar Cuenca
Una investigación arroja resultados para mitigar los efectos de la edad sobre los músculos
Director General de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y estudios de Posgrado BUAP, médico de profesión y doctor en neurociencias. Es miembro del SNI y la Academia Nacional de Medicina
Cómo prevenir la disminución muscular en la vejez

Una característica conspicua de la vejez es que se pierde la cantidad de masa en los músculos de todo el cuerpo, y en particular en las extremidades. Los músculos están formados por muchas fibras, como las que se obtienen al hacer salpicón de res, las cuales se mantienen juntas por un grupo de grasas denominadas ceramidas, que en realidad químicamente son los denominados esfingolípidos.

En estudios en ratones viejos se ha mostrado que la cantidad de ceramidas aumenta y se acumula entre las fibras musculares con la edad. Por lo que un grupo de investigadores lidereados por la Dra. Laurila Pirkka-Pekka estudió el efecto de fármacos experimentales que disminuyen los niveles de ceramidas en los músculos en ratones viejos.

Estas drogas incrementaron la masa muscular y fueron capaces de recorrer mayores distancias que los ratones viejos sin tratamiento. El estudio también analizó los componentes genéticos del músculo relacionados con la producción de ceramidas y de nuevas opciones para bloquear la producción de ceramidas y de esta forma incrementar el número de fibras musculares, mejorar su capacidad de contraerse y optimizarse el uso de fuentes de energía como lo es la glucosa (azúcar de la sangre).

Con base a estos resultados los investigadores analizaron miles de personas en Helsinki, Islandia donde se había reportado que un grupo de individuos no mostraban una pérdida muscular con la edad, por lo que estos eran más fuertes, eran capaces de caminar largas distancias y eran además capaces de levantarse de una silla sin ningún soporte. Este grupo de personas que representaron un 25% del total evaluado tienen de manera congénita un gen que impide que se les acumulen ceramidas entre las fibras musculares, similar a lo obtenido en los ratones tratados con los fármacos que impedían la acumulación de esfingolípidos.

Más artículos del autor

Esta es una buena noticia porque puede ser una opción para mitigar los efectos de la edad sobre los músculos y evitar de esta forma las caídas que son frecuentes en personas de la tercera edad y que les producen otras alteraciones.

Vistas: 1001

Loadind...