Opinión

La muerte, renacer a la vida

Lunes, Octubre 31, 2022
Leer más sobre Fernando Manzanilla Prieto
En ella hay una oportunidad y es la de transformar nuestro presente
Soy Fernando Manzanilla Prieto, desde hace 20 años la vida me ha dado el privilegio de servir a las familias poblanas. Mi mayor anhelo es que a mí Estado le vaya bien. 
La muerte, renacer a la vida

Estamos en la víspera del Día de Muertos, una fecha en la que además de vivir la algarabía, colores, sabores y olores que emanan de estas tradiciones muy mexicanas, también nos lleva a hacer una pausa y a reflexionar sobre lo que es la muerte, una experiencia por la que todas y todos, como seres humanos, pasaremos en algún momento.

Y es que desde que venimos al mundo nos toca convivir con la muerte y, de una u otra manera, tomar conciencia de que es un fenómeno que ocurre como parte natural de un proceso de la vida. Lo experimentamos observando marchitarse a las flores, viendo morir a las mascotas, pero sobre todo en los momentos en los que nos toca ver partir a conocidos, familiares y amigos. Gente que un día estaba y al otro ya no.

Es así como la muerte se vuelve algo intrínseco de la vida. Todo aquel que nace sabe que tarde o temprano debe morir. Y a pesar de ello, toda muerte, incluso la natural, es un acontecimiento inesperado, que sorprende y duele. Es por ello que, si bien en México se celebra la muerte, eso no significa que no se le sufra.

Para Savater “conocer la muerte –propia, ajena– implica juntamente descubrir lo que cada cual tiene de único (su vida irrepetible) y lo que todos tenemos en común, la genérica muerte: ambas cosas están inextricablemente unidas, porque lo que enfatiza nuestra peculiaridad personal es la seguridad de que se trata de una ocasión momentánea, destinada a extinguirse sin remedio ni retorno y por eso mismo fieramente preciosa”.

Lo cierto es que la muerte es inexorablemente un proceso individual para el cual no hay más preparación que todo lo que experimentamos en vida.

Precisamente para México el 2021 ha sido el año en el que más defunciones se han registrado en el país con 1 millón 122 mil 249, de las cuales 42.3% correspondió a mujeres y 57.6% a hombres; esto de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Del total de muertes, 92.5% fue por enfermedades y problemas relacionados con la salud y 7.5% por causas externas, como accidentes, homicidios y suicidios.

En este sentido se sabe que las tres principales causas de muerte a nivel nacional fueron el COVID-19, enfermedades del corazón y diabetes mellitus. Cabe destacar que estos datos no difieren de los obtenidos a nivel mundial.

Este panorama, más allá de ser desalentador, puede transmitirnos un poco de esperanza al denotar que, si bien todas y todos en algún momento moriremos, también lo es el que podemos apostarnos a tener una mejor salud y con ello, muy probablemente, a disfrutar una vida más larga y con mejor calidad.

En este sentido, cobra relevancia un estudio publicado en la revista científica Circulation de la American Heart Association, que hace referencia a que hábitos como no fumar nunca, mantenerse en un índice de masa corporal saludable, realizar ejercicio de moderado a vigoroso, no beber alcohol en exceso y una dieta saludable, reducen el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Ciertamente son diferentes las causas que pueden provocar la muerte, la verdad es que hay muchas que se pueden “prevenir”, por lo que siempre resultará buena idea apostar a tener una vida más saludable, a través de los buenos hábitos.

Por supuesto que esta propuesta no está encaminada a “huir” de la muerte, sino más a que los días que nos toque vivir lo hagamos con calidad y de la mejor manera.

Porque de la muerte nadie escapa, es un proceso que tarde o temprano vamos a afrontar y tener la certeza de nuestra finitud nos debe permitir ver también que en ella hay una oportunidad y es la de transformar nuestro presente y aprovechar al máximo los días que nos ha tocado estar en esta tierra.

Ya que sin duda la muerte siempre es un nuevo renacer, un proceso que se ha de completar para que el ciclo continue.

Es así que en estas fechas de Día de Muertos considero pertinente hacer una reflexión sobre la forma en la que nos gustaría llegar a ese momento de la vida y, sobre todo en lo que tenemos en nuestras manos por hacer. Aprovechemos este renacer para cambiar lo que no nos gusta como personas e incluso como parte de una comunidad, país y planeta.

Vistas: 599

Loadind...