Opinión
Loading...
Loading...
Al Momento
    Más Leídas

      El trabajo doméstico es trabajo

      Martes, Marzo 29, 2022
      Leer más sobre Fernando Manzanilla Prieto
      Es necesario garantizar derechos de trabajadores del hogar para contrarrestar su invisibilización
      Soy Fernando Manzanilla Prieto, desde hace 20 años la vida me ha dado el privilegio de servir a las familias poblanas. Mi mayor anhelo es que a mí Estado le vaya bien. 
      El trabajo doméstico es trabajo

      El próximo 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, una fecha que tiene el propósito de llamar la atención sobre esta labor y colocar en la agenda pública la situación de discriminación y desigualdad que históricamente ha padecido este sector, compuesto en su mayoría por mujeres indígenas, del área rural y en condición de pobreza.

      Fue precisamente en 1988, en Bogotá, Colombia, cuando se realizó el primer Congreso de Trabajadoras del Hogar, bajo el cual se conformó la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLATRAHO) y se instituyó este Día Internacional, como fecha conmemorativa y de reivindicación de los derechos de este sector productivo, tan fundamental para toda la sociedad.

      La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que hay más de 67 millones de trabajadores domésticos en el mundo, mientras que en México, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en 2021 había 2.2 millones de empleados en el servicio doméstico, de los cuales 9 de cada 10 pertenecían al sexo femenino.

      Y es que históricamente son las mujeres a las que se les ha conferido, de manera estereotipada, la obligación de atender las labores domésticas como parte de las actividades “normales” o “naturales” que realiza este sexo, ya sea de manera remunerada o no.

      De acuerdo al Centro de Investigación en Política Pública del Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO) el trabajo doméstico se refiere a todas las actividades realizadas en el hogar, las cuales van desde preparar la comida, limpiar y dar mantenimiento, lavar ropa y realizar las compras, hasta cuidar a las hijas e hijos, a personas adultas mayores o con alguna discapacidad.

      Aún siendo esta una labor remunerada, en nuestro país las trabajadoras del hogar son objeto de una discriminación estructural, que les impide el ejercicio pleno de sus derechos debido a que es una actividad poco regulada, lo cual muchas veces las deja en desamparo y sólo a la “buena voluntad” de sus patrones.

      De acuerdo a datos del INEGI, menos del 2% de las trabajadoras cuentan con prestaciones dignas, como servicios básicos de salud, seguros laborales, cotización para la pensión, entre otras.

      Aunado a lo anterior, se suman los estragos que ha dejado la pandemia por Covid-19 en este sector, ya que se tiene registro que en este periodo, al menos 300 mil trabajadoras del hogar fueron despedidas.

      Afortunadamente a partir de sustanciales reformas realizadas a nuestro marco jurídico, se ha ido afrontando el trato distinto que históricamente se hace a este sector vulnerable de la sociedad.

      Un ejemplo de ello fue la resolución de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al amparo directo 9/2018, que declaró inconstitucional la fracción II del artículo 13 de la Ley del Seguro Social que, hasta antes del 2 de julio de 2019, incluía a las personas trabajadoras del hogar dentro de la incorporación “voluntaria” al régimen obligatorio del Seguro Social, por considerarla discriminatoria y violatoria de este derecho humano.

      Esta sentencia se convirtió en un verdadero parteaguas, ya que derivado de su emisión el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer que había aprobado el Programa Piloto de Incorporación a Personas Trabajadoras del Hogar, cuyas reglas particulares fueron dadas a conocer el 29 de marzo de 2019, mediante su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

      Fue así que como sujetos de aseguramiento obligatorio, la Ley del Seguro Social contempla a partir del 2 de julio de 2019 a las personas trabajadoras del hogar.

      Aunado a lo anterior, el pasado 16 de marzo de este año, el Senado de la República aprobó por unanimidad, en lo general y en lo particular, el proyecto para incorporar a las personas trabajadoras del hogar al régimen de seguridad social.

      En dicho dictamen se destaca que, con las reformas a la Ley del Seguro Social, quienes se dedican a esta actividad tendrán derecho a los cinco seguros que la Ley del IMSS prevé, como son: seguro de enfermedades y maternidad, de riesgos de trabajo, de invalidez y vida, de retiro, cesantía de edad avanzada y vejez, así como servicios de guarderías y prestaciones sociales. 

      Vistas: 547

      Loadind...