La 4T en el concierto mundial

Martes, Noviembre 23, 2021 - 08:37

El presidente López Obrador ante sus últimas participaciones, perfila una definida política internac

Sociólogo, profesor investigador BUAP, especializado en sociología de la violencia y política. Doctor Honoris Causa por la Universidad de San Carlos de Guatemala. Integrante del Comité Ejecutivo Nacional de Morena

En los últimos meses el presidente Andrés Manuel López Obrador ha aprovechado eventos conmemorativos y protocolarios para expresar lo que ya se perfila como una definida política internacional. No es menor esta circunstancia, porque habíamos percibido en Andrés Manuel un hombre más reflexivo y vocal sobre el acontecer nacional que sobre el internacional. Su conocido aforismo “la mejor política exterior es una buena política interior” y su actitud reacia a viajar al extranjero, ya no pueden ser confundidas con una falta de asertividad de lo que sería una nueva presencia mexicana en el concierto mundial.

El 24 de julio en la inauguración de la Cumbre de la CELAC coincidente con el 238 aniversario del nacimiento de Simón Bolívar, López Obrador reivindicó el espíritu latinoamericanista de Simón Bolívar y también la posibilidad de sustituir a la OEA por un organismo autónomo, que no lacayo. Expresó su deslinde del panamericanismo, que como el aforismo de Monroe de “América para los americanos”, ha escondido una voluntad imperialista de parte de Washington. Recordó que desde que los países de la región se independizaron de España, los Estados Unidos de América no cesaron de fraguar operaciones abiertas o encubiertas contra dichos países.

El 15 de septiembre al conmemorar el 200 aniversario de la consumación de la independencia de México, el hecho simbólico no solamente fue la gesta tenaz de El Libertador, sino la presencia a su lado en la ceremonia conmemorativa del presidente cubano Miguel Díaz Canel. López Obrador reivindicó a Cuba por su resistencia antiimperialista y la llamó “la nueva Numancia”, en alusión a la ciudad celtíbera que prefirió morir antes que rendirse ante el asedio imperial romano. La evocación de los héroes y heroínas de la independencia de México fue un recordar el pasado para afirmar la voluntad soberana del presente.

Con prudencia y justeza, no es la voluntad del gobierno de la 4T el “convertirse en un protectorado” expresión de estridentismo antiimperialista. El planteamiento del 24 de julio se complementa con el de mantener una relación de cooperación y amistad con los Estados Unidos de América. Así como ha planteado una integración latinoamericana que sea, mutatis mutandis, similar a la Unión Europea; también expresó el 18 de noviembre a nuestro vecino del norte y a Canadá, la idea de formar un bloque económico norteamericano que compense un eventual desequilibrio que podría provocar a China con su espectacular crecimiento económico: hoy China domina el 14.4 por ciento del mercado mundial mientras los tres países norteamericanos controlan el 13 por cierto. En 2051, China controlaría el 42 por cierto y los tres países estarían en el 12 por ciento.

La 4T está abogando por un equilibrio mundial que evite guerras y propicie un mundo más justo. El “Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar Mundial” del 9 de noviembre ante el Consejo de Seguridad de la ONU contempla un billón de dólares anuales para los 750 millones más pobres del planeta. Si la 4T aspira a superar el neoliberalismo en lo interno, en lo externo busca superar la obsecuencia neoliberal frente al hegemón mundial


Blogs