Desempeño de gobierno y percepción de inseguridad

Miércoles, Octubre 20, 2021 - 06:56

El gobierno municipal de Puebla puede revertir la mala percepción con trabajo coordinado

Ingeniero por la UAM donde obtuvo la Medalla al Mérito Universitario. Estudió maestrías en Administración, así como en Seguridad Pública y Derechos Humanos. Fue capacitado en inteligencia y análisis en EU, Colombia e Iraq. A lo largo de 25 años ha sido servidor público en dependencias estatales y federales en materia de Seguridad Pública y Seguridad Nacional.

Nunca antes se había observado tan alta correlación entre la percepción de desempeño gubernamental y percepción de inseguridad a nivel nacional como en la más reciente entrega de la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU) correspondiente al trimestre julio-septiembre de 2021.

De esta manera la ciudad con la peor percepción de desempeño gubernamental fue Ciudad Obregón, Sonora con tan solo 7 por ciento de su población que considera muy o algo efectivo el desempeño de sus autoridades, tuvo la segunda peor percepción de inseguridad del país con un 92.5 por ciento.

La ciudad con la segunda peor percepción de desempeño gubernamental fue Naucalpan, Estado de México con 9 por ciento, tuvo al mismo tiempo la quinta peor percepción de inseguridad con un 88.3 por ciento.

En sentido positivo, la ciudad (municipio) que registró la tercer mejor percepción de desempeño de sus autoridades fue San Pedro Garza García, Nuevo León con un 50.7 por ciento de muy o algo efectivo, tuvo la menor percepción de inseguridad del país con únicamente 14.5 por ciento, es decir tuvo un buen desempeño y por consiguiente una mejor percepción de inseguridad.

La estrecha relación entre estas dos variables de percepción indica que un buen desempeño gubernamental se traslada directa e inmediatamente a la percepción de inseguridad, provocando que esta última sea tan alta como en Cd. Obregón con 94.3 por ciento o tan baja como en San Pedro Garza García con 14.5 por ciento, un verdadero abismo de diferencia.

Por donde se le quiera ver o se pretenda minimizar, un peor desempeño de las autoridades locales se traduce en una peor percepción de inseguridad.

Cabe subrayar que esta mejora en la percepción, que pasó de un promedio de 66.6 por ciento en junio de 2021 a 64.5 por ciento en septiembre del mismo año, no aplica para los estados, solo para las principales ciudades del país.

Para los estados existe la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) que realiza el mismo INEGI cada año y la más reciente fue difundida el pasado 22 de septiembre, con una idéntica mejora, al pasar de 78.6 por ciento en 2020 a 75.6 por ciento en 2021.

No debe soslayarse el hecho de que, durante la pandemia del coronavirus, los indicadores de incidencia delictiva y de percepción de inseguridad disminuyeron sensiblemente en virtud de que al estar encerrados los ciudadanos estuvieron menos expuestos a la actividad delictiva, ya sea como testigos o como víctimas, además de que las agencias del Ministerio Público estuvieron trabajando a la mitad de su capacidad en el mejor de los casos.

En cuanto a la ciudad de Puebla, si bien la percepción de inseguridad mejoró en el trimestre julio-septiembre de 2021 respecto de abril-junio del mismo año, al pasar de 79.2 a 68.8 por ciento, esta no reflejó una mejor percepción de desempeño de sus autoridades que se ubicó en 18.7 por ciento, cuando el promedio fue de 27.8 por ciento.

No está por demás recordar que, en las más recientes encuestas privadas en materia de desempeño de autoridades locales, la ahora expresidenta municipal de Puebla se ubicó entre las diez con el peor desempeño de los cien alcaldes evaluados.

En razón de lo anterior, la actual coyuntura brinda al gobierno municipal entrante un reto y una oportunidad para revertir la percepción de inseguridad con una buena dosis de gobernanza y una mejor coordinación con los niveles estatal y federal en materia de seguridad.

El problema en concreto será cómo revertir los más de 10 puntos porcentuales ganados en el tercer trimestre de 2021 respecto del inmediato anterior, que en su totalidad le correspondió a la presidenta municipal saliente.

Seguramente el alcalde entrante ya se dio cuenta de la importancia de la percepción y por eso ha comenzado a realizar las denominadas "caminatas por la seguridad" mañaneras para recopilar datos directamente en campo y hacer sentir su presencia; sin embargo, recorrer las más de 600 colonias podría llevarle casi dos años, justo cuando municipios y estado se encuentren preparando las próximas elecciones para alcalde y para gobernador.


Blogs