Esculturas de Ndachjian en el Museo Nacional

Viernes, Septiembre 17, 2021 - 13:25

La escultura prehispánica forma parte de la memoria colectiva y es meritoria su difusión

Egresada de Antropología UDLAP, Bellas Artes Universidad de Barcelona y Doctorada en Espacio Público: Arte-Sociedad UB. Artista, investigadora, docente y Crítica de Arte con publicaciones varias

Era mi intención escribir sobre Tlalli, a la que difícilmente puedo calificar de escultura, pero ha surgido una situación apremiante con esculturas prehispánicas de nuestra región, de nuestro estado de Puebla. Se trata de cuatro esculturas provenientes de la zona arqueológica de Ndachjian, Tehuacán. Estas piezas se han solicitado en préstamo al Museo de Sitio para ser exhibidas en el Museo Nacional de Antropología e Historia en una exposición titulada “La Grandeza de México”, misma que concluirá en abril del próximo año.

Este hecho ha despertado polémica por varias razones. Por un lado, la arqueóloga Noemí Castillo Tejero se opone a dicho préstamo argumentando que:

1. Retirar estas piezas dejan incompleta la explicación tanto de la zona arqueológica como de la historia de la región.

2. Hay riesgo al trasladar las piezas.

3. En otros medios se mencionó que el INAH se llevó piezas prehispánicas de Santa Ana Teloxtoc en 1986, mismas que nunca se devolvieron.

A esta voz se han unido asociaciones civiles y ciudadanos que respaldan esta negativa de préstamo argumentando que nunca se les pidió su parecer, con lo cual se transgreden sus derechos humanos.

La escultura prehispánica merece nuestra atención y se agradece que haya gente preocupada por su salvaguarda y conservación. El Instituto Nacional de Antropología e Historia tiene esa función y está reglamentada por Ley Federal. Es extraño, por ende, que una investigadora ponga en entredicho tanto a la institución como a sus colegas. Por lo que a la sociedad civil se refiere, tenemos derecho a acceder a más información sobre el tema, razón por la cual comparto el escrito que los investigadores de la Sección de Arqueología del Centro Regional INAH Puebla han redactado:

Es normal que una que otra pieza se vaya o a préstamo o a restauración, pasa en todos los museos del mundo. Lo que se hace es que en su lugar se coloca una imagen de la pieza ausente y se explica. De esta manera no se pierde la lectura.

Por otra parte, el INAH cuenta con personal especializado en museografía y restauración, por lo que el riesgo en su embalaje, traslado, exhibición y salvaguarda no implica una amenaza.

Por último, cabe señalar que varias de las piezas de Teloxtoc se encuentran en exhibición en el Centro Cultural del Carmen en la ciudad de Tehuacán, mientras que otras se encuentran en resguardo en el Centro Regional INAH Puebla, ante la falta de condiciones en el poblado de Santa Ana.

La magna exposición del Museo Nacional de Antropología e Historia suena interesante y ambiciosa. Se deberían gestionar actividades dirigidas a contrarrestar el centralismo cultural y a difundir las diferentes culturas que han emergido y poblado nuestro vasto territorio, compartiendo e irradiando nuestro legado en regiones distantes. Y es que la escultura prehispánica forma parte de la memoria colectiva, y para su comprensión se deben considerar varios aspectos:

-El contexto de su hallazgo

-La simbología, es decir, su contenido iconográfico

-Su contenido formal

-Su relación en fuentes primarias (en caso de haberlas)

Todo esto nos ayudaría a comprender su significado, su función y su aportación estética. Al respecto Domínguez Núñez establece un vínculo de la escultura con “la memoria social, la producción de nuevas significaciones, las tecnologías de la remembranza y los sistemas de memoria”, lo cual da herramientas para trabajar con la población interesada en la preservación de nuestro legado cultural, abundar en el pasado y la memoria, en la estética y las propuestas, pero también en la gestión cultural y la difusión; que es lo que distingo, detrás de las legítimas protestas sociales.