… pero sigue habiendo vida: Mister E

Viernes, Julio 30, 2021 - 09:25

No hay fórmulas ni verdades absolutas que marquen el camino de la felicidad: Mark Oliver Everett

Psicóloga, filósofa y luchadora social, egresada de la UDLAP y BUAP. Colaboradora en varias administraciones en el ayuntamiento de Puebla en causas sociales. Autora del espacio Entre panes  

--¿Qué es la vida, abuelo Jota?

--Pues andar y seguir andando, chico.

--¿Solo eso?

--Nada más y nada menos. Hasta que se te paren las piernas.

Este es uno de los diálogos que Mark Oliver Everett, conocido como E o Mister E, líder de la banda independiente de rock alternativo “Eels” como cantante, compositor, guitarrista, pianista, bajista y baterista y ahora escritor de su libro: “Cosas que los nietos deberían saber”.

Mark Oliver es hijo del reconocido físico norteamericano Hugh Everett III, quien a los doce años escribió una carta a Albert Einstein por sus inquietudes en la Física. Hugh es famoso por su Teoría de Función de Ondas Universal donde propuso por primera vez la teoría de los universos paralelos o múltiples universos cuánticos de la Física Cuántica, al despejar el atolladero teórico del cómo de la mecánica cuántica, que reconsidera la noción fundamental de realidad física. Esta teoría en su momento fue despreciada, por lo que desilusionado Hugh se alejó de la Física en los años cincuenta y se dedicó a las investigaciones militares más secretas de Estados Unidos.

Mark era un niño introvertido que no mostró ningún talento para las ciencias. Su genio fue para la música y llegó a conformar una de las bandas de rock indie más relevantes. Influido desde niño por su hermana Elizabeth que tocaba el piano, en 1996. Con 33 años logró su salto a la fama con el álbum “Beautiful Freak” cuando su adorada hermana tras un año de sufrir esquizofrenia se suicidó después de varios intentos dejando una nota donde afirmó que iba a unirse con su padre en otro universo, suponiendo la inmortalidad cuántica. Dos años después, su madre Nancy murió de cáncer de pulmón. Mark, como chico maldito que no consigue escapar de esa desdicha, plasmó todo su sufrimiento en el álbum “Electro-Shock Blues” cuyas canciones reflejan el dolor y la soledad que padeció al igual que sus recuperaciones emocionales.

Un día sus amigos le sugirieron que contara la historia de su trágica vida, plagada de muerte y desgracias y de cómo consiguió superarlo y convertirse en un músico de rock de enorme éxito mundial. En 2008 presentó su autobiografía “Cosas que los nietos deberían saber” título de una canción de su álbum de 2005 “The Eels Blinking Lights and Other Revelation”, donde toma la personalidad de un abuelo anciano que antes de morir comparte con sus nietos la sabiduría que adquirió en vida. Una forma brillante de presentar su dolor siendo muy joven, sin hijos y menos nietos. El título alemán del libro, traducido al español describe mejor la trama: "Días de suerte en el infierno".

Publicada primero en Inglaterra, la prensa de diversos países tuvo críticas positivas al señalar que Everett "elige las historias correctas para contar, habilidad rara en los escritores de memorias", y resumen el libro como "una cosa sutil y conmovedora". La portada de Pete Townshend lo llama "uno de los mejores libros jamás escritos por un artista contemporáneo". También recibió críticas de publicaciones musicales, “Q”, le dio cuatro de cinco estrellas y “Spin” consideró al autor "un escritor torcido y emocionalmente afectivo" y. Ahí surgió el que se considere a Mister E, escritor maldito, porque su genio es también su maldición.

Algunos de los mensajes de Mark Oliver Everett en este texto son: aquellas cosas que había vivido, no se superan nunca; que no hay fórmulas ni verdades absolutas que le marquen a uno el camino de la felicidad o el éxito ya que pueden llegar o no llegar nunca; y que sin importar lo que pase, mientras hay vida, quizá no haya mucho más, pero sigue habiendo vida.

alefonse@hotmail.com