Cierra MACAY por falta de recursos

Viernes, Julio 30, 2021 - 14:21

El Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán cierra por recorte presupuestal

Egresada de Antropología UDLAP, Bellas Artes Universidad de Barcelona y Doctorada en Espacio Público: Arte-Sociedad UB. Artista, investigadora, docente y Crítica de Arte con publicaciones varias

Pudiéramos echarle la culpa a la pandemia, pues son muchos los espacios culturales en quiebra o en crisis alrededor del mundo debido a esta situación sanitaria que estamos viviendo, muchos artistas –de todas las disciplinas- sin ingresos, aforos sin espectadores, pero son los gobiernos o las fundaciones los que sacan a flote instituciones imprescindibles para el ser humano como aquellas destinadas al arte.

El 29 de abril de 1994 se funda el Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán y desde entonces ha mantenido una dinámica de exposiciones temporales y talleres que involucra a artistas y público local, nacional e internacional.

Ubicado en un edificio que ha variado tanto en uso como en fisonomía. La construcción del inmueble comienza entre 1573 y 1579 por iniciativa de Fray Diego de Landa, a un costado de la Catedral, en el corazón del Centro Histórico de Mérida, concluyéndose hasta la tercera década del siglo posterior bajo el obispado de Fray Gonzalo de Salazar. En sus inicios fungió como Palacio Episcopal, albergando la capilla de San José y la del Santo Rosario. Posteriormente se convirtió en el Seminario Conciliar de Nuestra Señora del Rosario y de San Ildefonso.

Entre 1751 y 1760 se le construye un segundo piso y sus respectivos balcones. En 1824 cambia a Universidad de segunda y tercera enseñanza, para, en 1867, inaugurarse como Colegio de San Ildefonso. Fue hasta 1916 que se convierte en el Ateneo Peninsular donde se impartieron clases de música, literatura, dibujo y algunos oficios. Desgraciadamente fue cayendo en desuso lo que ocasionó su paulatino deterioro, hasta que en 1991 se inicia el proyecto MACAY coadyuvando gobierno e iniciativa privada y con la participación del INAH para la restauración del inmueble que concluye en 1993.

Actualmente este Museo de Arte Contemporáneo cuenta con 12 salas, una galería, auditorio, fototeca, hemeroteca, videoteca, librería, además de servicios básicos. Un centro activo que ha conseguido su renombre por la dinámica de trabajo que mantiene desde su fundación, con un promedio de 45 exposiciones temporales al año.

Hasta 2016 esta institución contaba con un presupuesto de 16 millones de pesos al año, pero desde los inicios de esta administración federal, se dio un recorte a 9 millones de pesos, situación que se vio agravada en 2020, cuando solamente contó con 4 millones. Este martes 27 de julio, la administradora de la Secretaría de la Cultura y el Arte le informó de manera informal al director Rafael Pérez y Pérez, que había “cero pesos” para el MACAY, quien concluye que el Gobierno del Estado ha incumplido el convenio firmado desde 1993, por lo que afirma:

“O no se le ha comunicado al gobernador que existe este convenio jurídico o el gobernador no se siente comprometido con las instituciones culturales”

https://es-us.noticias.yahoo.com/cierra-museo-arte-contemporáneo-yucatán-171814328.html

Razones por las cuales no se descarta que la Fundación Cultural MACAY y la sociedad civil recurran a una demanda contra el Gobierno del Estado.

Finalmente, el inmueble es propiedad del Gobierno Federal, quien ha solicitado la entrega de este edificio o el desalojo de las instalaciones de este museo. Por otra parte, personal de la institución, la fundación y sociedad civil buscan alternativas para reabrir este espacio y mantener vivo al museo más representativo de Mérida.

Mientras se gasta dinero en distractores como una consulta que simplemente requiere la aplicación de la ley, como la construcción de un tren maya destinado a turistas; se cierran espacios de ocio y enriquecimiento para la población, centro de empleos para miembros de la comunidad, núcleo de expresiones artísticas, lugar de intercambios culturales, sede de difusión del arte contemporáneo nacional e internacional, y lo que podría ser un foco de atracción turística también. Una realidad contradictoria.