Lo que no se dice del 6 de junio de 2021

Martes, Junio 8, 2021 - 18:41

Estas elecciones serán analizadas en materia electoral y escudriañadas por diversos especialistas

Primer Contralora Estatal, Contralora en Puebla capital, Delegada federal, Diputada federal, Delegada del CEN y Secretaria General del PRI en Puebla.

El 6 de junio de 2021 será analizado en materia electoral, por múltiples y diversos actos. Será escudriñado por especialistas en política, académicos, políticos, partidos, estudiantes y ciudadanos.

Se podría decir que en el Congreso federal, el gobierno en turno y sus aún aliados “pierde” una mayoría considerable, al pasar de 332 diputados federales a alcanzar únicamente 281. Se podría afirmar que la oposición “gana” un contrapeso que permite resguardar, por tres años más, la Constitución al contar ahora con 219 diputados.

Sin embargo, lejos del triunfalismo de quienes consideran que han hecho un “daño inminente” que han “logrado frenar y colocar un dique,” lo cierto es, que esta victoria sólo alcanza a dar un respiro por tres años.

La pérdida de la mayoría de las gubernaturas para la alianza, PRI-PAN-PRD, a pesar del triunfo en la Cámara de Diputados no es una buena señal, pues todo indica que los ciudadanos cada día, están más cansados “de esas fuerzas políticas”.

La alianza, parece obviar que las elecciones del 2024 se ganan también al interior de los estados, cuyo poder estará al servicio del gobierno saliente y en el que, seguramente encontrarán un fuerte aliado.

Por otro lado, triunfos como el de Movimiento Ciudadano en Nuevo León, colocan a un  partido que puede quizá empezar a jugar de forma mucho más competitiva y activa en la vida política de México.

Lo que no se dice y se debe decir del 6 de junio es que a pesar de los discursos -de odio, suciedad, miedo y asco-, de las interminables campañas en los medios masivos de comunicación (que ya deben considerar las redes sociales), aún no se logra vencer al “demonio” del abstencionismo.

Claro que debe festejarse la participación ciudadana, y claro que es un éxito, que, en una elección, con las circunstancias tan desfavorables y duras que han acarreado los últimos tiempos (crisis económica, de salud por el COVID-19, de ciudadanos cansados física y mentalmente) se hayan emitido tantos sufragios, pero, también es cierto que, una parte muy importante de la sociedad no se convence de que su voto vale.

¿Qué es lo que realmente impide a las personas votar?, ¿es acaso descuido, desinterés, o apatía?, ¿es que perdieron la credencial o no dieron de alta su nuevo domicilio?, ¿o que realmente les da igual quién gane?

Quizá lo que los partidos, el organismo autónomo encargado de organizar las elecciones, los candidatos y las escuelas deberían iniciar en conjunto es un estudio de la democracia mexicana, que no se enfoque en quienes sí participan, sino en quiénes no lo hacen y de forma integral refleje, los motivos por los que no ejercen un derecho cívico tan importante y proponer posibles soluciones.

Lo normal, lo sano, lo adecuado y lo ideal, sería que de los más de 90 millones de ciudadanos que pueden ejercer el voto, el total lo hiciera.

¿Será que algún día se podrá vencer esa apatía?

Y usted estimado lector, ¿que opina?


Encuesta