Incertidumbre con Biden

Jueves, Enero 21, 2021 - 12:24

Con Joe Biden, no significa estabilidad para el pueblo de su país

Periodista y analista político en medios locales y nacional, filósofo, docente en nivel superior, activista social, comprometido con la justicia.

 

El mundo mantuvo el aliento si en verdad los grupos derechistas trumpistas, llevarían a cabo movimientos y protestas contra la toma de protesta de Joe Biden como presidente número 46 de Estados Unidos. Tal como grupos derechistas y nazis tomaron por asalto el Capitolio días antes.

 

Luego de ese asalto, el aparato de seguridad norteamericano inició por investigar e identificar a los principales cabecillas de tal acción que derivó en cinco muertos, por lo que la detención de al menos 135 agitadores, resaltando que el excandidato republicano de Florida Gabriel García, que es miembro del grupo ultraderechista Proud Boys, fue detenido este martes y acusado de participar en el asalto del Capitolio ocurrido el pasado 6 de enero.

 

"Irrumpimos en el Capitolio, está a punto de ponerse fea la cosa", señaló García en un video sobre la toma que él mismo publicó en las redes sociales. García, de 40 años y ex miembro del Ejército de EEUU, fue detenido, según informó el diario Miami Herald, que tuvo acceso al archivo judicial.

Jamás en la historia en Estados Unidos, para la toma de protesta de algún presidente, se tuvo que blindar con fuerzas de la policía, del FBI, Guardia Nacional, Ejército, Seguridad Nacional y otros aparatos de seguridad, incluyendo la CIA. Lo cual, podemos decir que ante la gravedad de la situación, la seguridad nacional es prioritaria.

 

La traducción de esto obedece a que esta nación que siempre ha actuado como imperialista para proteger sus intereses todos, abarca el de imponerse a naciones y pueblos que aspiran por una democracia y justicia social con dignidad soberana, por lo que el capitalismo salvaje norteamericano ya sea provocando desequilibrio político y social en algún país como contra Cuba, Venezuela, Bolivia, recientemente, recordando los golpes de Estado contra Chile, Argentina, Brasil, Guatemala, todos en América Latina, sin descontar sus acciones imperialistas en África y el mundo. Hoy, Estados Unidos, vive lo que evitaba corregir desde su guerra civil en el siglo XIX, ir orientando a su nación a igualdad social sin racismo. Estamos presenciando que esa sombra racista, se agrega a la injusticia social, al desempleo y pobreza extrema en el país que presume ser “Demócrata y de la Libertad”. nada más falso, porque el racismo cobró personalidad de hacerse del poder en efecto, con Donald Trump como presidente, quien impuso intereses de los “halcones” en el poder económico y financiero en el mundo, así como su Doctrina Monroe en el mundo, sin respeto alguno de soberanías.

 

El trumpismo, no es nuevo, está en las raíces racistas y capitalistas del poder político y económico en dicho país. Sólo faltaba darle garantías de gobierno con Trump, para salir de la catacumba. Las consecuencias de ese perfil, las arrojan contra los migrantes, las llamadas minorías nacionales, contra naciones y pueblos ajenos al capitalismo gringo.

 

Un Trump que fue desgajando la estabilidad propia como en el mundo, opositor a la misma democracia, al grado de que la adicción del capitalismo imperialista, confió en la creación de títeres en algunas naciones, como en Brasil con  Jair Bolsonaro, como presidente de la República, de corte nazi; en Venezuela, Trump pretendió imponer a otro títere con Juan Guaidó como opositor y, de ser posible, “presidente de su país”, por más que lo buscó, mediante agitación social, con paramilitares y mercenarios, sumando a ello, a la OEA, como garante del gran capital contra Vanezuela, el tiempo los venció. Si en verdad el pueblo venezolano está harto de Maduro, basta con la protesta y movilización de su pueblo, para que crezca y lo derroten en cualquier escenario. Esto no ocurrió, porque las masas, apesar de que se diga que están adoctrinadas y enajenadas, en su gran mayoría, se opuso el golpismo de Trump y su imperialismo, como ejemplo.

 

Enfrentar a China presionando con boicotear su economía, contra productos tecnológicos celulares y muchos más pretextos; contra Rusia; contra sus aliados europeos, derivó en un enfrentamiento y desgaste de la política exterior norteamericana.

 

Lo catastrófico del capitalismo imperialista, es que no fue capaz de medir su propio sistema productivo y financiero, que lleva tres décadas en caída y con pérdida en su poder del dolar, frente a el desarrollo general de sus competidores asiáticos de China, Rusia, por citar.

 

Las marchas del hambre de miles de personas sin expectativas de vida digna de países centroamericanos de Honduras y El Salvador, principalmente, sin olvidar a nuestros hermanas y hermanos mexicanos, que gracias a un sistema de explotación capitalista marginal, profundiza la pobreza, el desempleo, sin capacidad de dar respuesta a las amplias necesidades de sus pueblos, entonces, el único amino que tienen es fugarse y exiliarse en calidad de migrante al país del “sueño americano”, que los trata como parias, manipulando que gracias a estos exiliados de la pobreza, son el cimiento y pilar productivo, que le generan gigantescas ganancias, gracias a la explotación criminal. Por cierto, en nuestros países subdesarrollados, con un sistema productivo y empresarial con mentalidad mediocre, su intención es plusvalía, ignorando que si el trabajador tiene vida digna y con poder adquisitivo que le permita no sobrevivir y sí vivir, estos oligarcas, apátridas de algo llamado capitalismo criollo, también lograrían ganancias y una plusvalía de mayor alcance. No, son obtusos.

 

Éste 20 de enero, en Estados Unidos, la llegada de Joe Biden, no significa estabilidad en y para el pueblo de su país, como también mejores expectativas de ir fortaleciendo su maltrecho sistema productivo.

No obstante, mientras las medidas de seguridad en Washington se blindó, en diversas calles activistas de derecha mantuvieron sus protestas, así como en otras ciudades gringas, enfrentando al aparato de seguridad, lo cual se traduce en confirmar que la crisis social y política de Trump, deja herencia más ampliar los espectros de mayores conflictos sociales, en cuanto a que Beiden incurra en errores administrativos y políticos.

 

El día Uno, Baiden detuvo el “muro” en nuestra frontera, vetó la disposición de “quédate en México”, en relación a migrantes en espera de ingresar a ese país; permitir la nacionalización a millones de extranjeros que ingresaron como migrantes, para otorgarles nacionalización; regular y mejorar relaciones internacionales. Entre tanto, en Guatemala es la barrera de los nueve mil migrantes hodureños y salvadoreños, donde México también desplegó aparato de seguridad para impedir ingreso y avance de los migrantes rumbo a Estados Unidos. La llegada de Baiden no es garantía de seguridad para esos soñadores. Destaca otra más de sus iniciativas, el retomar el caso de retornar al Acuerdo Climático de París, punto que Trump determinó salirse y prpmover fractura en dicho organismo.

 

La retórica de Baiden es apenas visible ante los problemas heredados por Trump, siendo que está obligado a difundir y dejar asentado de que su gobierno mejorará y brindará una atmósfera no racial como sí aplicó Trump.

China exige revertir las disposiciones de Trump de impedir o excluir la comercialización de sus productos, cuestión que es parte de un equilibrio internacional, siempre y cuando Biden reestructure su política comercial exterior.

 

Éste país hundido en la violencia y los efectos negativos de la pandemia, con crisis económica y productiva, tendrá tarea complicada, porque arrastra un desajuste de décadas, que lo obliga a imprimir millones de dólares, sin un sustento en oro. Trazar una línea para superar toda crisis, no le será tarea fácil, en cuanto a esa fractura social que faltaba un cerillo se diera fuego, para que la gasolina prendiera y explote.

 

Para tales complicaciones, Biden firmó 15 órdenes ejecutivas y otros dos elementos de acción como presidente, borrando aspectos centrales del legado de Trump sobre la pandemia del coronavirus, la inmigración, el cambio climático y más con el simple trazo de un bolígrafo.

“No hay tiempo para empezar como hoy”, declaró

Las órdenes se dividen en aproximadamente siete categorías:

Biden inició su presidencia emitiendo su tan esperado desafío para usar máscaras durante 100 días, combinándolo con una orden ejecutiva para exigir el uso de máscaras en todos los edificios federales y durante los viajes interestatales.

“Se requiere, como dije todo el tiempo, donde tengo autoridad, exigir que se usen máscaras, que se mantenga el distanciamiento social en propiedad federal”, explicó Biden a los periodistas en la Oficina Oval. Reorganizar la forma en el enfoque institucional de la Casa Blanca ante la pandemia de coronavirus, recuperando una posición de la era Obama dentro de la administración titulada "Dirección de Seguridad Sanitaria Global y Biodefensa".

designó al asesor de transición Jeff Zients como su "zar COVID", proporcionando al presidente informes diarios sobre la distribución de vacunas, suministros de pruebas, la producción y disponibilidad de equipo de protección personal para los trabajadores de la salud y todo lo demás relacionado con la respuesta a la pandemia.

Biden hará que Estados Unidos se reincorpore formalmente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que Trump dejó después de acusar al liderazgo de la organización mundial de ser demasiado acogedor con China, la fuente del virus que ha sacudido la economía mundial y el sistema de salud.

En inmigración, Biden puede pausar o deshacer casi todas las políticas seguidas por Trump durante los últimos cuatro años.

Una orden ejecutiva del miércoles revoca la notoria “Prohibición musulmana” de Trump, que ha restringido los viajes a Estados Unidos desde más de una docena de países de mayoría musulmana.

Otro refuerza el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), instituido por Obama, que busca proteger el estatus legal de los llamados "Dreamers", estadounidenses que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños sin documentación pero que han vivido aquí básicamente toda su vida. La orden ejecutiva de Biden pide al Congreso que apruebe una ley que proporcione un camino de ocho años hacia la ciudadanía para aquellos protegidos por DACA.

Biden emitirá de inmediato una nueva guía para los funcionarios de la agencia de Inmigración y Control de Aduanas, una subsidiaria del Departamento de Seguridad Nacional que supervisa los arrestos y detenciones relacionados con la inmigración. Esa orden ejecutiva pondrá fin explícitamente a la política de separación familiar de la administración Trump.

Biden detendrá la construcción del muro de Trump a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, al revocar la declaración de emergencia nacional que el expresidente emitió en 2018 para desviar dinero de otros proyectos del Pentágono.

Así como extenderá las protecciones contra la deportación a miles de liberianos que viven en Estados Unidos, un programa que Trump había considerado terminar en múltiples momentos durante los últimos cuatro años.

Indicando el deseo de Biden de reafirmar la influencia institucional de Estados Unidos en todo el mundo, la nueva administración también se unirá los Acuerdos Climáticos de País, un logro emblemático de la presidencia de Obama que buscaba reducir las emisiones globales de carbono e incentivar la producción de energía verde.

Una segunda orden ejecutiva centrada en el medio ambiente impedirá a las empresas privadas perforar en busca de petróleo y gas en tierras federales, lo que detendrá de inmediato la construcción del oleoducto Keystone XL. Las órdenes colocarán protecciones sobre otras tierras federales que Trump había abierto a varias empresas privadas para su desarrollo.

Dos de las órdenes ejecutivas de Biden, tienen como objetivo proporcionar una ayuda financiera inmediata a los millones de estadounidenses que han perdido sus trabajos debido a la pandemia.

Uno ordena a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, así como a tres departamentos federales, que extiendan las moratorias sobre desalojos y ejecuciones hipotecarias hasta el 31 de marzo.

Los Departamentos de Agricultura, Vivienda y Desarrollo Urbano y Asuntos de los Veteranos garantizan más de 11 millones de hipotecas, señalaron los asesores económicos de Biden.

La otra orden ejecutiva orientada al alivio financiero extiende la congelación impuesta al cobro de deudas de préstamos estudiantiles hasta el 30 de septiembre de este año.

Consciente de las acusaciones desenfrenadas de corrupción y las flagrantes violaciones de la Ley Hatch de arriba a abajo de la administración de Trump, Biden firmó una orden ejecutiva que obliga a todos los que trabajan en su administración a firmar un compromiso ético. Ese compromiso incluye un lenguaje que honra la independencia del Departamento de Justicia de la influencia ejecutiva.

Mientras Trump presionaba pública y activamente para obtener un trato preferencial del Departamento de Justicia para sus corruptos asistentes de campaña de 2016 Paul Manafort y Roger Stone, Biden hace todo lo posible para evitar incluso la apariencia de intervenir en varias investigaciones del departamento, sin importar quiénes sean los investigadores. 

Biden escribió su nombre en tres órdenes ejecutivas para abordar las disparidades e inequidades raciales dentro del gobierno de Estados Unidos y sus operaciones.

El primero revierte una orden de la era Trump de no contar a los inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos en el censo actual.

El censo de Estados Unidos, realizado cada 10 años, es fundamental para las operaciones gubernamentales. Se utiliza para administrar recursos federales y distribuir escaños en el Congreso. Las legislaturas estatales utilizan el censo para trazar nuevos límites en el Congreso si tienen más o menos escaños en la Cámara.

Otra orden ejecutiva pide a la burocracia federal que realice revisiones y aísle cualquier desigualdad racial en la forma en que se asignan los recursos gubernamentales. También disuelve la Comisión de 1776, el comité asesor de Trump establecido en septiembre pasado para promover la “educación patriótica” en las escuelas públicas de Estados Unidos. Los críticos de la comisión han dicho que blanquea la historia de Estados Unidos, dando a los jóvenes estadounidenses una visión distorsionada del pasado del país.

La última orden ejecutiva de este tramo extiende las protecciones federales contra la discriminación sexual en el lugar de trabajo a los estadounidenses que pertenecen a la comunidad LGBTQ.

La administración de Biden planea implementar un total de 53 acciones ejecutivas durante los próximos 10 días, muchas de las cuales deshacerán directamente las políticas de Trump.

Cada día tendrá un tema en particular.

Las órdenes ejecutivas del jueves se centrarán en abordar la crisis de COVID. El viernes busca brindar alivio económico.

El presidente reiteró que gran parte de lo que quiere hacer por el país requerirá trabajar con el Congreso.

"Necesitaremos legislación para muchas otras cosas que tenemos que hacer", dijo a los periodistas el miércoles.

 

México

Entre tanto, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, fue criticado por no pronunciarse de inmediato en felicitar a Beiden por su triunfo electoral, ante la crisis electoral generada, además de México, otros países tuvieron cuidado en emitir una disposición de felicitación, considerando el equilibrio de iguales.

 

El tema del ex secretario de defensa Cienfuegos, luego de su detención en Los Ángeles, en Estados Unidos, bajo acusación del sistema judicial norteamericano de narcotráfico y otros delitos, México exigió que se aclare el por qué no se dió colaboración en el proceso de investigación, así como solicitar que el general Cienfuegos sea repatriado, en cuanto a la polémica internacional. A la extradición de Cienfuegos a México, también se determinó que la Fiscalía norteamericana entregue los expedientes del caso.

 

Ante revisión profunda de dichos expedientes, contando con el estudio de profesionales en la materia legal penal y de derecho internacional, se encontró que la DEA y otros organismos gringos de seguridad, sus argumentos sobre el caso, carecen de pruebas definitivas para acusar a Cienfuegos de dichos cargos, por lo que también, para amparar la insolvencia del caso, es como se da a conocer públicamente los expedientes, saturados de inconsistencias.

 

México se apega a la Doctrina Escobar, muy a pesar de una derecha galopante evidencia su actualidad y vigencia, así de demandar al gobierno de la república a que Cienfuegos sea sometido a investigación de las acusaciones norteamericanas. El problema es que los expedientes gringos, carecen de solidez legal en el proceso de investigación.

México y Estados Unidos, de acuerdo a Biden, somos necesarios en mantener estrechos lazos binacinoales en diversos rubros.

Veremos el cómo avanza la nueva administración norteamericana y sus respuestas positivas para su pueblo y el mundo, destacando México.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

Analista político y de prospectiva social


Encuesta