Un gobierno no es un partido

Miércoles, Noviembre 11, 2020 - 11:06

Es una ofensa a la gente que los partidos presuman logros que son su obligación

Activista social. Emprendimiento. Escribidor. Apasionado de las letras enamorado de la vida, y viceversa.

Hace algunos años había un promocional de un partido político, donde pasaban imágenes del Instituto Mexicano del Seguro Social, de PEMEX, y algunas otras instituciones, diciendo en ese promocional, que ese partido político había creado las instituciones mencionadas. Recientemente, otro partido político, aquí en el estado de Puebla, hizo algo similar, proyectando imágenes de infraestructura de la ciudad, diciendo que esas obras las había hecho ese partido y que ellos sí sabían gobernar.

Y así, conforme se acerca la época electoral, los partidos que han ganado elecciones pasadas, muestran logros que quienes eran sus candidatos, hicieron una vez que ya fueron gobierno.

A nivel muy personal, siento que esto es una ofensa a la inteligencia de la gente. Si un partido que estuvo décadas en el poder, hizo un instituto para atender la salud del pueblo, no es algo que hicieran como un favor, era su obligación. Si un gobernante construyó infraestructura para modernizar el estado, no fue un favor, era su obligación.

Si bien, al votar por tal o cual partido, uno vota por cierto estilo, e incluso cierta ideología, una vez que el candidato o candidata son electos, dejan de serlo, y se convierten en gobierno, con responsabilidades para todos los ciudadanos, también para quienes no votaron por ellos, y es su obligación, como gobierno, dar resultados y hacer lo más y mejor. En una época de polarización política y social, estas adjudicaciones no abonan a la cohesión, al contrario, dividen más a una sociedad ya bastante dividida.

Como ciudadanos, tenemos la responsabilidad de votar, y el derecho de exigir a los gobernantes que den resultados aún cuando no hayamos votado por ellos. Igualmente, como ciudadanos, también tenemos el derecho de acudir con cualquier funcionario de gobierno en caso de necesitar su ayuda, así comulguemos o no con el partido político del cual emanó.

En mi caso particular, como activista social, no milito en ningún partido político, pero cada que he necesitado, he acudido a instancias gubernamentales para solicitar apoyo hacia algunas de las causas en que participo. He tocado puertas de funcionarios emanados de todos los partidos políticos, muchas de esas puertas nunca se abrieron. Afortunadamente, algunas sí; en estos casos, me queda claro que no me ayudó tal o cual partido, sino que fue un funcionario que su obligación es atender a la ciudadanía, y al ayudarme, solo cumplía con su deber.

Lo repito enfáticamente, los gobiernos no son partidos políticos, deben gobernar para todos y todas sin distinciones. Si un gobierno hace obras y tiene buenos resultados, no son del partido, son de instituciones que ejercen nuestro presupuesto y tienen la obligación de hacerlo. Si un ciudadano acude a un funcionario, no lo hace por partidismo político, sino por derecho de solicitar apoyo a alguien que fue elegido para eso.

 

Rescoldos.

Recientemente recibí algunas críticas por felicitar a regidores de cierto bloque político al dar su informe. No los felicité por su partido, los felicité porque son funcionarios públicos que cuando acudió a ellos buscando ayuda, me la brindaron; si son de tal o cual color, no me importa. Seguiré acudiendo a solicitar apoyo a más funcionarios, sin importar su partido político, y seguiré reconociendo abiertamente a quien nos ayude. Independientemente de filias y fobias partidistas, debemos vernos como sociedad, solo con asociacionismo, solidaridad y unión, podremos enfrentar y superar los retos que hoy vivimos.


Encuesta