Domingo, 23 de Febrero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Y ¿qué con las chuzadas?

Jueves, Enero 16, 2020 - 18:01
 
 
   

Ha sido amplia la algarabía, sin embargo, esto no representa un hecho políticamente aislado...

Una sombra recorre Colombia (al estilo de la enaltecida por Marx en Europa)1; la sombra de las chuzadas a diversos funcionarios públicos y líderes sociales que evidencia el estado de vigilancia del gobierno colombiano en símil con el panóptico estudiado por Foucault2.

Hace unas semanas atrás se hizo público el “posible” espionaje e interceptación de llamadas y otros medios de comunicación a figuras públicas como Camilo Romero, exgobernador de Nariño, Roy Barreras senador y la magistrada de la Corte Suprema Cristina Lombana por parte del ejército nacional. De otra manera también se presentaría similar situación con diversos líderes sociales en el país.(https://www.elespectador.com/noticias/judicial/no-podemos-confiar-en-la-fiscalia-con-estos-antecedentes-camilo-romero-sobre-chuzadas-articulo-899749)

Ha sido amplia la algarabía, sin embargo, esto no representa un hecho políticamente aislado en el país, dado que las victimas ya habían denunciado públicamente tal situación incluso ante el gobierno nacional. Más, estas chuzadas delata el ejercicio del poder político instituido al verse desafiado a un viraje reformista a causa de la novísima actuación de la ciudadanía colombiana.

El estado de vigilancia por medio de fuerzas y entidades públicas en el Estado ha sido estudiado ampliamente por el pensador francés Michel Foucault; en su amplísima obra incluye una figura que a su juicio resulta paradigmática y se manifiesta en espacios donde la locura parece propagarse. El panóptico entonces permite el control sobre la totalidad de una superficie; lentes omnipresentes que en el Estado colombiano fungen como disipadores de una posible amenaza al status quo.

De forma que disertar sobre el escándalo de las chuzadas en Colombia tiene como punto de partida el papel del gobierno en turno en la lógica del ejercicio del poder; mismo que se ha visto desafiado recientemente a causa de cierto grado de manifestación social - aunque no en la misma medida que los países vecinos, como Chile-.

Hay que decir que frente a esto el gobierno de Iván Duque se reciente sin permitirse sucumbir ¡ni lo hará! Dado que la clase política en el país es de las más añejas, anquilosadas e, incluso, institucionalizadas; por algo nos ufanamos de ser la democracia más estable en el cono sur (¿?)

En medio de este escenario hay que ver cómo responden las instancias impartidoras de justicia y en específico la fiscalía general como ente acusador en lo que refiere a las denuncias interpuestas por los funcionarios en mención y otros. En tanto que, el hecho no debe reducirse al papel del ejército al ejecutarla las chuzadas, sino a la intencionalidad de la jerarquía superior al ordenarlas.

En una cosa coinciden los “vigilados” –siguiendo la trama del panóptico foucaultiano-, los que han fungido y fungen como “vigilantes” no tienen otro propósito que estar al tanto de sus agendas políticas por que significar cierta amenaza a proyectos económicos de gran impacto ambiental en el país. A su vez, el interés en las conversas de funcionarios de la Corte Suprema cala en la urgencia de exmandatarios que en diversas ocasiones han dejado claro su influencia en el gobierno actual. No queda mucho más que conjeturar al remitirnos a Uribe Vélez.

En últimas, este reciente escándalo político que aún devela a la opinión pública colombiana olvidará pronto las raíces como sus efectos. A lo sumo, lo importante es saberse dispuesto y en vigilancia ocasional de poderes fácticos públicos que operan a “la luz del día” sin recibir mayor control y mucho menos castigo.

Entonces el castigo viene a ser la figura inversa con la que el gobierno “gobierna”; no como medida conferida para recluir a los victimarios – como disciplina el Derecho- sino como la que garantiza reclusión en las victimas: pasivas y activas (…)

Notas


Semblanza

Marcela Cabezas

Politóloga colombiana. Actualmente investiga sobre Minorías étnicas y representación política en América Latina,  movimientos sociales y reformas electorales;  pertenece al grupo de investigación Yuma-Ima de la Universidad del Tolima (Colombia).  Estudia actualmente la maestría en Ciencias Políticas en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Ver más +

Encuesta