Miércoles, 20 de Noviembre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Lo de Culiacán, un “cebo” evidente, pero una 4 T alerta y fortalecida

Sábado, Octubre 19, 2019 - 08:50
 
 
   

¿Qué intereses económicos se ocultan detrás de esos hechos?

Todo parece indicar que “el cebo” de una presumible emboscada, a una patrulla del ejército Mexicano, en Culiacán, fue el “hijo del Chapo”. En efecto, quienes los estaban esperando no era un grupo de “peones”, como muchos medios convencionales se apresuraron en afirmar, sino, por cómo se ven las imágenes, un “ejército” bien parapetado. Quienes participaron de algún modo u orquestaron  esa  presumible “celada”, bien planeada, entonces, no deberían “quejarse” de que México estreche relaciones con otras naciones protagonistas de la globalización contemporánea, afines, como, por ejemplo China o Rusia, etc.  Cuyo producto interno bruto está muy por encima de quiénes iniciaron la era global o de mundialización.  Como se advierte los hechos violentos recientes de Culiacán no indican otra cosa que detrás de ellos “subyacen” intereses económicos más que evidentes.

¿Qué intereses económicos se ocultan detrás de esos hechos?, no otros sino los intereses de esas “horrendas” criaturas integradas en la Mafia en el poder, tal y  como les ha  venido denominado AMLO. Basta con traer a cuenta, en este sentido: y ver ¿qué discurso e intereses, semejantes sucesos refuerzan, es decir,  ¿qué discurso violentista, cree tomar nuevos aires, a la luz de los acontecimientos de Culiacán?  No hace falta darle muchas vueltas, ni mucho menos ser adivino, para darnos cuenta de ¿quién? realmente está detrás del narcotráfico en México  y, por tanto, benefició su discurso e interés ante acontecimientos tan “sintomáticos”.  Como fácilmente se advierte las “criaturas” beneficiarias con semejantes sucesos no son otros que  los  mismos que han estado ATACANDO  la <<política pacifista>> de  AMLO.  De inmediato “sintiéndose victoriosos” creyeron “mofarse” de la actitud de AMLO, quien, con absoluta consecuencia, al darse cuenta de que la <<acción policial>>, pues no fue cosa, al basarse en un “cebo” (la posibilidad de aprender al “hijo del Chapo”)  dio pie a una  “celada”, razón por la cual AMLO, al advertirla, de inmediato ordenó el repliegue táctico de las fuerzas federales, que en número, esta vez eran excedidas.  Así de haber sostenido la <<acción policial>> mediante la que sólo se intentaba detener, por razones policiales,  al “hijo del Chapo”, puede que lo hubieran retenido, pero el costo, hubiera sido mucho más que lo que la farisea “especulación” periodística convencional,  en “completa exageración de la nota”,  afirma.   AMLO consecuente, hasta el final y aun en este tipo de situaciones difíciles, con su ya sabido, <<olfato político>> y sentido de defensa de los derechos humanos, por encima de todas las cosas, al advertir la maniobra, y ver con toda claridad que al grupo que se enfrentaban las fuerzas policiales, en modo alguno, se trataba, como presurosa la prensa “mochera”, ha querido hacer ver, sino en realidad se enfrentaba a “todo un ejército”, muy bien armado, y a quien, como se advierte en las dramáticas imágenes, no le interesaba un enfrentamiento estando de por medio la entrañable sociedad civil Culiaquense, prefirió, entonces, un mal menor, poner en libertad al “Hijo del Chapo”, tomando en cuenta que se trataba sólo de una <<acción policial>>, y mucho menos de un enfrentamiento convencional armado, en que estuviera de por medio el prestigio del ejército mexicano, de haber sido este el caso la estrategia hubiera sido otra, pero <<no es>> el estilo de AMLO: el enfrentamiento de este tipo, sino siempre uno que se apegue a la legalidad y a los derechos humanos.  Así lo ha demostrado el sinnúmero de nuevos usos recientes de las fuerzas armadas, la orden presidencial invariablemente es: no agredir, mucho menos  de modo letal, sino sólo accionar de manera defensiva, y respetando siempre los derechos humanos.  Ahora la contraparte quiere hacer ver como si las fuerzas armadas y AMLO, en lugar de una acción policial de corto alcance, de muy baja intensidad, hubieran trastocado los anteriores principios enarbolados por la 4 T, y de ese modo ahora intentan vulgarizar y denostar ésta. ¡NADA MÁS EQUIVOCO!

En este MISMO sentido, si el gobierno de AMLO, mantiene en libertad a otros sujetos “más peligrosos”, como es el caso de quién fue responsable de más de 180 mil muertes, decenas de miles de desaparecidos, desplazados de sus domicilios y muchísimos más heridos,  o a los demás expresidentes cuya nota roja no es menos atroz, entonces dejar en “relativa” libertad a uno menos cruento, menos temible, y sin duda, menos peligroso que estos, no significa exactamente una perdida, ni una derrota, mucho más si estuvo de por medio  la seguridad de la <<nobilísima>>  sociedad de Sinaloense.   Además ésa “guerra fratricida”  que, en modo alguno, puede suponerse siquiera, por un momento, que sea responsabilidad de  AMLO, sino, como todo mundo sabe es: la  “herencia maldita” de Calderón, y los gobiernos “neoliberales” recientes.  Tal guerra al no haber sido parada por estos, cada uno en su periodo,  ha hecho que ahora presente “rostros distintos”, más agravados, que es necesario <<caracterizar>> para poder enfrentar adecuadamente. Uno de esos rasgos es la variable o variables externas, que ya se muestran influyentes en la manera de encarar a las fuerzas armadas de México.  Pero la perspectiva que ahora tiene AMLO para continuar con su <<política de desarrollo pacifista>>, se abre de modo muy amplio en otras posibilidades <<preferentemente>> económicas que ya están a la vista, y que  gracias a la “irresponsabilidad” de la contraparte puede asumir AMLO.  No se puede tapar “el sol con un dedo”.  Las fuerzas que atacaron a la <<acción policial>>, como se puede apreciar no tienen nada de convencionales ni de normales. Muestran “rostros inusuales”,  mientras las fuerzas del orden hacen esfuerzos por constreñirse al respeto irrestricto de  los derechos humanos, más serviciales con la gente, con mucha mayor sensibilidad que en el pasado, pero la contraparte de AMLO, esto no lo entiende, siguen arrastrando el pasado injusto, violento, extrañan que en lugar de violencia AMLO encare a ésta, con posiciones <<claramente pacifistas>>. Pero los “hechos violentos” recientes y del pasado no son “violentos” en sí mismos, sino sólo expresión de la “violencia” engendrada por intereses económicos. He aquí el mayor de los factores de la “violencia actual”. La <<injusta distribución de la riqueza>> sigue siendo el mayor engendrador de violencia. Tal es el “pecado” de AMLO, intentar distribuirla equitativamente y con ello revertir la violencia. Las <<fuerzas conscientes>> de México tampoco ya se “tragan” fácilmente el discurso fariseo del “conservadurismo reaccionario” actual. Se tiene que seguir adelante con la <<pacificación>> del país y el <<respeto irrestricto>> de los derechos humanos.


Semblanza

Samuel Tovar Ruiz

Catedrático de la Maestría en Ciencias Políticas y de la Facultad de Derecho de la BUAP.  Autor del libros: Hume: el Fundamento del Estado y Derecho Moderno, Epistemología de las Ciencias Sociales y Políticas, Configuraciones Jurídico Políticas, la Cuestión Social (libro en prensa), etc.  E- Mail: Coseidad@hotmail.com. 222  2295500 ext. 7712.

Ver más +

Encuesta