Viernes, 19 de Julio de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Consustancial

Jueves, Julio 11, 2019 - 11:45
 
 
   

“El debate público es consustancial a la democracia”

La mañanera de ayer fue especialmente significativa para mi, primero por la conciencia de que estamos en tiempos donde las cosas se pueden decir, donde no hay mafias periodísticas maizeadas que controlen la opinión pública. El asunto es que de pronto Andrés Manuel dijo la palabra “consustancial”, de hecho la repitió varias veces, fue entonces cuando yo me quedé patidifuso, o patiperplejo, o otra palabra de terminación similar, es decir, de consonacia total y que Paty no tiene nada que ver con eso. La frase concreta fue “El debate público es consustancial a la democracia”, el asunto aquí no es precisamente la palabra consustancial como tal, que el diccionario la define como “perteneciente a la propia naturaleza de alguien o de algo e inseparable de ella”, sino lo que significa en lo que hoy podemos ver es el proyecto de país que parece comenzarse a armar, de pronto realidades nuevas nos sobrecogen en el sentido de suponer que siempre han estado pero, en realidad nunca habían estado. Insisto, este artículo no habría sido posible en el sexenio anterior en el que se dijo que la corrupción era parte de la cultura de todos los mexicanos, el cambio comienza a ser tremendo. Y si el debate es consustancial a la democracia, la toma de acuerdos y las diferencias es consustancial a las parejas, el dolor y la dicha son consustanciales al amor, el desprendimiento es consustancial a la educación de los hijos, podemos ver que la palabra consustancial es consustancial a la vida misma, sonó una enorme campanota en mi cabeza, en mi alma, en mi vida, las cosas no tienen que ser de una sola manera, estar jodido es consustancial a salir adelante, por supuesto que puesto en boca del presidente es una invitación a debatir, a discrepar y conversar las diferencias, y qué bueno que tengamos diferencias y podamos pensar y discutir desde lo que planteamos, es una revelación encabronada. Durante siglos nos acostumbramos a actuar reglamentados, a comportarnos “como debíamos de comportarnos” no como queríamos comportarnos, las históricas instituciones sociales como la iglesia, el estado, la propia familia eran las encargadas de criminalizar los malos comportamientos, incluso, a criminalizar el diferir con los demás: ya mhijito, no te pelees, no discutas, no lo enfrentes, no te enojes, calladita te ves más bonita, guau.

Ayer habría esperado ver al presidente derrumbarse, un amigo me había mandado por el Whatssap la noticia de la renuncia de Carlos Urzúa el hasta entonces secretario de Hacienda, la redacción de su renuncia que es la que se estaba propagando en las redes hablaba de diferencias ideológicas con otros elementos del gabinete y de contradicciones con el propio primer mandatario, junto del mensaje venía otra noticia que decía que el peso se había disparado y una fuerte recesión era inminente en el país, me quedé aturdido de leer esto y por supuesto (aunque ya es un hábito que tengo) no me perdería la mañanera para ver que respuesta tendría semejante querella … Ora sí que me van a pasar a perdonar los que andan diciendo que este gobierno necesita una oposición, simplemente por la razón de que se necesita una oposición y nada más, sin más explicaciones, con el argumento de que de no ser así, esto se va a convertir en Venezuela o en Cuba.

La respuesta de Andrés Manuel me cimbró porque ahora sí es comienza a traslucir la cuarta transformación, qué tamaños para decir que era normal que se fuera, que podía disentir y que cuanto antes se fuera mejor. Dijo que lo sabía, que ya se veía venir, -y se miraba un tanto descompuesto, normal- que la renuncia del director del seguro social estaba relacionada con esta otra, y que era normal, ¿Normal? Normal en la cuarta transformación, fue entonces cuando comenzamos a ver el plumaje, aquí estamos por principios, nuestro proyecto de nación no incluye la simulación, yo no puedo ni quiero ser tapadera de nadie, se sentía más culpable Urzúa de irse que AMLO de aceptarle su renuncia. Y sin falta su comentario histórico, a Juárez le renunciaron más de 20 secretarios de Hacienda, así es esto, no me extraña en absoluto, la velocidad y la astucia con la que reparó todo el asunto en el nombramiento del nuevo secretario de hacienda muestra su sagacidad y su inteligencia superior, al grado de dejar muda a su audiencia de periodistas que estaban saboreándose, lamiéndose los bigotes de poderlo acribillar. Por aquello de que aún no les quedara claro todavía se puso a hablar de cuando a él le ofrecieron en el PRI un puesto de dirigente o de secretario, ya no lo recuerdo, y que él declinó porque iba en contra de sus intereses, en unos meses que nos habíamos venido con mi esposa a la ciudad de México y lo dijo con preocupación porque la renuncia a ese cargo le había costado seguramente penurias económicas.

Cuando las bases de un proyecto nacional está sustentada en ideales de igualdad, de verdadera equidad y desarrollo no hay puesto que valga, ni renuncia que espante a nadie, las personas no son las que importan, importa el país. Si Germán Martínez, si Carlos Urzúa tuvieron motivaciones de desestabilizar la cuarta transformación es -impresionante-, una pecata minuta en relación a los que toda esta transformación tiene para el país. Como decía una novia que alguna vez tuve “el que actúa mal se le pudre el culo”, jajaja. En fin.

En la mañanera de hoy escuchamos lo que se hará con los productores del campo que nos dan de comer esas verduras maravillosas, el café de todos los días, las frutas, etcétera, hacer crecer al campo en este país, especialmente a los más pobres y a los indígenas es, no tengo la menor duda, presenciar el renacimiento cultural e histórico de México, qué orgullo vivir aquí, qué orgullo tener a este presidente, qué maravilla de tiempo estamos viviendo todos. Como lo escribí en el artículo anterior, hay cuestiones que no comparto y las he dicho con toda claridad, incluso, esperando que sean leídas y puedan ser atendidas, pero ahora sí mis respetos, el país está renaciendo, resurgiendo, despertando, está muy cabrón, la verdad. Su atención ha sido consustancial a su idea de crecer en este país y de amarlo todos los días y por qué no darnos la chance de decirlo a los cuatro vientos ¡!! Abrazos a todas y todos.


Semblanza

Abelardo Fernández

Dr. en Psicología. Coordinador de Desarrollo Humano y docente de la Escuela Libre de Derecho de Puebla (ELDP) Psicoterapeuta Gestalt, Musicoterapeuta, autor del libro: Desarrollo Humano para Abogados.

Ver más +

Encuesta