Puebla volverá a tener 16 distritos electorales federales, pero la cabecera, los municipios y el número de habitantes que lo integrarán se conocerán hasta el 30 de junio de 2022, luego de definir su cartografía mediante una fórmula matemática.

Así lo dio a conocer este jueves personal del Instituto Nacional Electoral (INE), en compañía del consejero electoral Ciro Murayama Rendón y el presidente de la Junta Local del INE en Puebla, Marcos Rodríguez del Castillo.

Celia Palacios Mora y Miguel Ángel Gutiérrez Andrade integrantes del Comité Técnico para el seguimiento y evaluación de la distritación nacional, señalaron que a través de una fórmula matemática analizarán la población que es alcanzada en cada distrito.

En rueda de prensa Palacios Mora detalló que los límites territoriales de cada distrito son irregulares, por lo que buscarán reasignarlos en formas geométricas para evitar la polarización de los operadores políticos de los partidos.

Anticipó que habrá consultas públicas en comunidades indígenas y afromexicanas para no alterar geográficamente a las comunidades con la misma identidad, ya que los distritos deben de contar por lo menos con 213 mil votantes.

Hasta 2015 Puebla contaba con 15 distritos electorales federales, pero a través de un cálculo el INE suprimió uno y ahora nuevamente habrá 16, de modo que en la elección de 2024 en la entidad se elegirá una diputación federal más.

En riesgo, consulta de revocación

En otro tema, Murayama Rendón sentenció que el INE dará prioridad al programa nacional de distritación, las elecciones de 2022 y el programa de credencialización, mientras que la consulta de revocación de mandato que promueve el presidente Andrés Manuel López Obrador estaría en riesgo por falta de recursos, tras el recorte impuesto por la Cámara de Diputados.

Aunque el instituto logrará mantener en pie los programas obligatorios para la operatividad y garantizar los procesos democráticos, señaló que preocupa el recorte en la antesala de procesos electorales.

"Nos preocupa que sea un precedente de que se puede convocar a elecciones sin presupuesto para hacer los procesos necesarios", alertó.

Y es que el proceso impulsado por el mandatario federal de Morena, sólo tendrá una inversión de 830 millones de pesos para la organización de la consulta de revocación de mandato de marzo y para una eventual consulta popular si es que se consiguen las firmas necesarias.

En caso de que no se lleve a cabo por falta de presupuesto, el INE consideró que afectará a las personas que sí quieran participar. Además, resaltó que hasta el momento solo se han recabado 620 mil firmas, muchas de ellas con inconsistencias.

En el proceso de validación han encontrado que las fotocopias de las credenciales, las fotos no aparecen o la persona no corresponde con la foto viva del ciudadano.

Precisó que para avalar el proceso deben reunir 3 por ciento de firmas del listado nominal de todo el país, lo que equivale a un mínimo de 2 millones 758 mil firmas en al menos 17 estados.