El comité organizador del Maratón de Pekín anunció que pospondrá el evento hasta una fecha que todavía está por determinarse debido al coronavirus, del cual hay rebrotes activos en 11 provincias, según informaron medios locales. La carrera en la capital china, que se celebró por primera vez en el año 1981, se encontraba fechada para este próximo 31 de octubre e iba a contar con la participación de 30 mil personas.

Sin embargo, el último rebrote detectado a mediados de octubre a raíz del viaje de un grupo de jubilados a zonas turísticas de las provincias de Gansu (norte), Mongolia Interior (norte) y Shaanxi (centro), ha hecho levantar las alarmas en Pekín, donde oficialmente existen algo más de 20 casos confirmados de la infección en una ciudad con más de 21 millones de habitantes.

A tan solo 100 días para que den inicio los Juegos Olímpicos de Invierno, los responsables de este evento –que comenzará el 4 de febrero– han admitido que se están “enfrentando a una gran presión” debido a la covid-19. Las autoridades chinas ya trabajan para contener la infección con test masivos y cierres selectivos; un ejemplo de esto se produjo ayer, cuando anunciaron la suspensión de viajes interprovinciales en cinco regiones donde se han detectado casos, incluida Pekín.

Algunas ciudades también han tenido que suspender los servicios de autobús y de taxis; decenas de miles de personas en el norte de China se encuentran encerradas a partir de este miércoles. La última comunicación indicó 39 nuevos casos, cifras que son muy bajas en comparación con el resto del mundo, aunque el país siempre ha seguido una estrategia de cero casos durante la pandemia.

El subdirector del Centro de Control de Enfermedades, Wu Liangyou, aseguró el pasado domingo que este último rebrote es de la variante delta, del cual señaló su "fuerte capacidad de transmisión". Wu explicó, pese a que todavía "se desconoce el origen del rebrote", que se ha podido "identificar la cadena de contagio" en más de 106 casos positivos, los cuales estarían relacionados con una serie de viajes en grupo.

Con este se trata del rebrote más grave desde el surgido en julio en el aeropuerto de la ciudad de Nankín, donde a pesar de dejar 15 provincias afectadas, pudo ser controlado sin registrar ninguna muerte.

El país asiático todavía aplica los estrictos controles de entrada que implementó en marzo de 2020: los pasajeros que aterrizan en China deben presentar test negativos PCR y de anticuerpos antes de embarcar, tras lo cual les espera un periodo de rigurosa cuarentena de al menos dos semanas. Según la Comisión de Sanidad, desde el inicio de la pandemia se infectaron 96 mil 797 personas en China, entre las que 91 mil 588 han logrado sanar y 4 mil 636 fallecieron.

Foto: Especial