Un estudio científico informó que es muy probable que la caza furtiva de elefantes que ocurrió durante la guerra civil en Mozambique sea la causa de que, actualmente, las nuevas especies de elefantes hembras de África nazcan sin colmillos.

La investigación fue publicada en octubre de este año en la revista Science, donde se señaló que antes de la guerra civil de Mozambique, el 18.5 % de las hembras nacían sin colmillos, cifra que aumentó en la década de los noventa, llegando a presentar un 33 % de hembras que nacen sin colmillos.

La guerra civil en Mozambique comenzó en 1977 y se prolongó hasta 1992. De tal forma que, ambos bandos enfrentados recurrieron a la venta del marfil de los colmillos de los elefantes con la intención de solventar los gastos que provocaba el conflicto armado.

Se estima que la caza furtiva que los elefantes vivieron en esa época provocó la disminución de más del 90 % de la especie, pues antes de la guerra había 2 mil 500 ejemplares, de los cuales quedaron 200 a inicios de los 2000.

Frente a estos datos, los científicos explicaron que se trata de una alteración genética que terminó por eliminar el gen que produce los colmillos en las hembras. “La matanza selectiva de elefantes con colmillos ha dado lugar al nacimiento de cada vez más crías sin colmillos, una señal de ‘presión selectiva reciente’”, informó National Geographic.

Es decir, las hembras que sobrevivieron a la caza furtiva fueron aquellas que no tenían colmillos, por consiguiente, transmitieron el gen a las nuevas generaciones, elevando el número de elefantes hembras que no desarrollan colmillos.