La temporada de Día de Muertos en Atlixco se proyecta monumental, esto por las figuras de cinco metros de alto que realizaron artistas locales y que el colectivo de muralistas Tlacuilo decoró, la idea es que la población de este municipio y los visitantes “salgan un poco de ese estrés traumático que está dejando la pandemia”, aseguró la presidenta municipal Adriana Ayala Camarillo.

El llamado Valle de las Catrinas, se colocará en puntos estratégicos para generar la movilización de los visitantes en diversos sitios turístico-económicos de la ciudad. Una de estas grandes esculturas se instalará en el zócalo, una más en el icónico parque de la Soledad, a pocas cuadras del corazón de Atlixco.

En tanto que en la plazuela Fray Toribio de Benavente, se colocó un xoloitzcuintle, “el perro sagrado que vendrá a visitarnos esta temporada de muertos”, apuntó la alcaldesa. Los visitantes podrán disfrutar de estas esculturas desde sus autos o bien bajarse a tomarse una “selfie”.

La mandataria señaló que es un evento que los tiene motivados, tanto a ellos como a los prestadores de servicios que se sumaron a su realización y que, en conjunto con la optimización de los recursos, están haciendo realidad esta propuesta turística y cultural: “porque los muralistas están dejando el alma y el corazón, para tener unas figuras de calidad”, garantizó.

Respecto al costo de este proyecto, la presidenta se limitó a decir que es una colaboración entre el gobierno municipal y los prestadores de servicios. Las figuras monumentales estarán expuestas durante los días de Todos Santos.