Luego de los conflictos registrados la semana pasada en la refinería Dos Bocas debido al paro laboral de empleados de ICA Fluor, patrullas de la Marina y antimotines de la Policía Estatal se retiraron para permitir el regreso a las actividades normales, luego de que se les prometiera a los trabajadores un incremento salarial del ocho por ciento.

Trabajadores señalaron que ya hubo una contraoferta a las demandas para incrementar hasta en un 8 por ciento los salarios a más tardar el próximo viernes 22 de octubre.

El conflicto, concluyó con el encarcelamiento de tres presuntos trabajadores: Eugenio “N”, Roger Alberto “N” y Ricardo “N”, a quienes se les vinculó a proceso por la supuesta portación de armas prohibidas y resistencia de particulares.

Sin embargo, denunciaron inconsistencias en las detenciones, pues al ser puestos a disposición del juez de control, se les imputó y vinculó a proceso sin una audiencia inicial, siendo hasta el viernes cuando fueron vinculados a proceso en el Centro de Reinserción Social del Estado de Tabasco (CRESET), además, los supuestos delitos fueron en el municipio de Paraíso y no en Villahermosa.

Conflicto aún sin resolver

Ricardo Hernández Daza, líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Tabasco acusó que el conflicto estaría orquestado desde el Congreso de la Unión por la diputada morenista Susana Prieto Terrazas a quien tildó de “alborotadora”, pues días antes de la trifulca, viajó al municipio de Paraíso a una reunión con sindicatos minoritarios.

En este sentido acusó que el conflicto fue organizado por “personas no identificadas ni reconocidas” en su contrato colectivo.

En respuesta, Prieto Terrazas dijo que Hernández Daza es “un líder charro aliado con una empresa corrupta”, y criticó que se aproveche de la situación para involucrarla en el asunto, al que calificó como un conflicto laboral por los bajos salarios pagados.

Actualmente, hay 12 sindicatos en la Refinería de Dos Bocas, de los cuales Hernández Daza representa a siete de ellos.

El enfrentamiento con elementos policiales dejó un saldo de 10 personas lesionadas, entre ellos tres heridos de gravedad, trabajadores de la compañía ICA Flour, todos dados de alta luego de las heridas provocadas por las esquirlas de balas de goma y del gas lacrimógeno utilizado por elementos antimotines de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de Tabasco.

Con información de Milenio.