Dave Roberts, mánager del equipo de Los Angeles Dodgers, cometió un error estratégico al colocar al mexicano Julio Urías como relevista sorpresa en el segundo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, partido que tuvo lugar el pasado domingo en el Truist Park de Atlanta.

El puertorriqueño Eddie Rosario bateó un hit ganador con dos outs en la novena entrada contra Kenley Jansen, para que los Atlanta Braves vencieran 5 carreras por 4 a Los Ángeles Dodgers y tomaran ventaja 2-0 en la serie. Las dos victorias de Atlanta se produjeron en el último turno al bate en el noveno inning.

No obstante, mientras los Dodgers ganaban 4-2 en la octava entrada, Roberts ingresó a Urías para tratar de “defender” el marcador sin mayor éxito, pues le igualaron el juego a 4-4 tras permitir tres hits y dos carreras. Con todo y el desplante, el mexicano abrirá el cuarto juego de este miércoles en el Dodger Stadium, en rol de relevo.

Un doble del antesalista Austin Riley por encima de la cabeza del jardinero central empujó desde la intermedia al segunda base curazoleño, Ozzie Albies, quien a su vez había remitido al plato a Rosario. 

Urías, ganador de 20 partidos en su primera temporada como abridor titular, trabajó cinco entradas de una carrera para derrotar a los San Francisco Giants y empatar 1-1 la serie divisional entre los dos clubes que más juegos ganaron este año. Sin embargo, con la serie igualada 2-2, Roberts cambió de idea a horas de comenzar el encuentro decisivo y mandó al relevista Corey Knebel como “opener”, dejando a Urías en el bullpen. El sinaloense laboró cuatro actos de una carrera y los Dodgers terminaron ganando para avanzar a la final del viejo circuito. 

El manager angelino organizó un día de bullpen para el primer juego, con Knebel de abridor falso, pero anunció que en los siguientes encuentros comenzarían sus tres mejores abridores: Max Scherzer, Walker Buehler y Urías. 

Repentinamente el pasado domingo, Dave cambió de idea en la octava entrada y pagó un alto precio. Ahora Los Dodgers están contra la pared en una serie en la que arrancaron como claros favoritos. 

Foto: Twitter / @LosDodgers