Por segundo día consecutivo tras el arribo de Eduardo Rivera Pérez a la presidencia municipal de Puebla, policías municipales estuvieron en guardia en la calle 5 de Mayo del Centro Histórico para impedir la instalación de vendedores ambulantes, aunque a la par otros vendían en el zócalo de Puebla a manera de "protesta" para reclamar espacios.

A lo largo de la calle 5 de Mayo se observaron este sábado decenas de elementos e incluso patrullas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) estacionadas para inhibir el arribo de ambulantes. 

No obstante, el viernes un grupo de vendedores ambulantes se manifestaron en el zócalo de Puebla para demandar espacios para comercializar sus productos, y este sábado no solo volvieron a protestar, sino que incluso instalaron sus puestos para vender.

 

El secretario de gobernación del municipio, Jorge Cruz Lepe, declaró el viernes que la administración de Claudia Rivera Vivanco heredó 5 mil ambulantes solo en el Centro Histórico.

Por su parte el exregidor Enrique Guevara Montiel, integrante del equipo de transición de Rivera Pérez, informó que habria un acuerdo para que durante tres días los ambulantes no se instalen en las calles mientras en próximos días se inician mesas de diálogo con las organizaciones.