El nuevo presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, quien inició este viernes su segunda gestión, recibió el Centro Histórico de la ciudad con más de 5 mil vendedores ambulantes heredados por la administración de la morenista Claudia Rivera Vivanco.

Así lo denunció el nuevo titular de la Secretaría de Gobernación Municipal (Segom), Jorge Antonio Cruz Lepe, quien advirtió a dicha cifra falta agregar los comerciantes que se instalan en otros puntos de la ciudad.

"Nos heredaron 5 mil ambulantes, nunca lo dijo la secretaria de Gobernación ni Claudia Rivera, únicamente en el Centro Histórico", reprochó en entrevista.

Por ello explicó que desde este día se implementaron dispositivos de seguridad para mantener despejadas de comercio informal las principales calles de la capital, y la próxima semana se iniciarán reuniones con líderes ambulantes para buscar su reordenamiento.

En su discurso durante la toma de protesta, Rivera Pérez no abordó el tema del ambulantaje ni detalló su estrategia para el reordenamiento, pero aseguró que en los primeros 120 días de su gobierno buscará combatir la delincuencia y regular el sexoservicio en el primer cuadro de la ciudad.

No obstante, en su primer día de gestión integrantes del Frente de Vendedores Tradicionales, Comerciantes y Artesanos de Puebla, se manifestaron en el zócalo de Puebla y colocaron carteles para exigir al nuevo edil diálogo y espacios de trabajo.

El líder de la agrupación, Héctor Huitzil, explicó que antes los dejaban vender, pero los actuales funcionarios municipales les confirmaron que no tendrían cabida en las calles.

Comentó que el propio Cruz Lepe ya les advirtió que, mientras él se encuentre en el ayuntamiento no permitirá su instalación, situación que afecta a unos 80 comerciantes que venden frituras.