La doctora en Ciencias María Lilia Cedillo Ramírez es la primera mujer que dirigirá a la BUAP, después de 84 años y 33 rectores que encabezaron la institución, desde que en 1937 dejó de ser el Colegio del Espíritu Santo para convertirse en universidad.

Cedillo Ramírez ganó las elecciones con el voto de 42 de las 43 unidades académicas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), lo cual le permitirá representar a la máxima casa de estudios para el periodo 2021-2025, con la posibilidad de reelegirse hasta el 2029.

Tras el respaldo que obtuvo en las urnas virtuales por parte de la comunidad universitaria frente a sus contrincantes Ricardo Paredes Solorio y Guadalupe Grajales y Porras, docentes e investigadores relataron a e-consulta su lectura de la elección, su diagnóstico de la institución y su percepción de los retos que enfrenta.

Ven oportunidad histórica

Ángel Xolocotzi Yáñez, director de la Facultad de Filosofía y Letras (FFYL) dijo que: “el triunfo de la doctora Lilia Cedillo es un hito en la historia de la universidad, debido al perfil académico que representa y a los retos que afrontará (…) será determinante mantener la estabilidad de la universidad, especialmente de cara a los vaivenes estatales que aparecen periódicamente. Confiamos en que su capacidad de negociación con las diversas instancias proporcione a la BUAP los insumos y condiciones necesarias para sostener la calidad que la caracteriza y propicie un desarrollo controlado”.

Respecto a la política que en los últimos años afectó a la institución el doctor en filosofía opinó que: “aunque es indudable que en la rectoría se ejerce un cargo político, también es incuestionable que con la doctora Cedillo se espera que la política institucional tenga como base criterios y objetivos académicos”.

Al preguntarle sobre los contrincantes de la doctora en ciencias para la elección, Xolocotzi Yáñez dijo que: “con el voto abrumador de ayer a favor de la doctora, los universitarios optaron por una candidatura académica y responsable y no por opciones demagogas y desestabilizadoras que, con una verborrea victimizada, pretendían ocupar un lugar que no les corresponde”.

Juan Carlos Canales Fernández catedrático de la BUAP expresó que con la victoria de Cedillo: “los paradigmas que rijan la vida universitaria no pueden ser ni la lealtad a la persona ni el miedo: hay que apostar por un verdadero apego a la racionalidad legal.

Expresó que: “hay que transitar hacia la construcción de una universidad que rebase el concepto de empresa, de patrimonio personal, de escalera política, sostenidos en una dudosa meritocracia y, sin renunciar a la especificidad de sus tareas que ofrezca alternativas al mundo que nos ha tocado vivir”.

Diana Hernández Juárez doctora en Literatura Hispanoamericana comentó: “me alegra mucho que la doctora vaya a ser nuestra primera rectora, después de que en la historia de la BUAP hemos tenido puros rectores, confío en su sensibilidad, su trabajo y su honestidad”.

Asimismo, platicó sobre su experiencia con la ganadora de la elección universitaria tiempo atrás:

“Yo la conocí cuando dirigía el instituto de ciencias el ICUAP, me sorprendieron desde entonces su disciplina y dedicación a la investigación, así como su sencillez y buen trato, luego coincidimos en la organización y difusión de actividades culturales, ella como vicerrectora de extensión y difusión de la cultura y yo trabajaba entonces en Radio BUAP, siempre fue amable y estuvo dispuesta a ayudar, compartir y enseñar, hasta hora nunca se le han subido los cargos, ni ha lucrado con nada, es una mujer sencilla, hija de la BUAP, igual que yo, desde la preparatoria (…) espero que vengan buenos tiempos para la universidad y que se eliminen vicios y malas prácticas como el acoso de maestros a estudiantes y profesoras, se debe erradicar el machismo y la corrupción de nuestra institución”, finalizó.  

El doctor en Literatura Hispanoamericana, Miguel Martínez Barradas, realizó un análisis en torno al triunfo de Lilia Cedillo mediante el cual explicó que: “es una buena oportunidad para que la universidad, no solo recupere su autonomía al alejarse del partidismo, sin dejar de participar en la política, sino que es una oportunidad para que la universidad recupere su misión en la sociedad, que es contribuir al enriquecimiento de la educación y de la cultura en el estado de Puebla.

El doctor comparó el quehacer entre el rector saliente Alfonso Esparza Ortiz y la rectora electa:

“Ella es una persona que conoce la universidad desde las aulas, que conoce a la comunidad estudiantil, que sabe de las carencias que pasa el magistrado y que además tiene un reconocimiento nacional como investigadora, al haber participado en la escritura de artículos de investigación y en la defensa de tesis de sus estudiantes, todo esto que Lilia Cedillo conoce y que desarrolló por una cuestión de vocación es lo que le falta al rector saliente, que en la universidad tuvo un desempeño como tesorero, cuando Enrique Agüera era el rector, su visión del mundo es únicamente la del dinero, la de las cuentas y la del enriquecimiento”.

“¿Qué es lo que va  a pasar en la universidad con Lilia Cedillo?, nadie lo sabe, pero esperemos que ella, gracias a la experiencia y a su sensibilidad, sepa conducir a la universidad por un buen camino alejada del partidismo, centrada en la vida política de la BUAP y comprometida con el fortalecimiento cultural y educativo del estado de Puebla, la universidad hoy en día está muy lastimada y golpeada debido a las malas administraciones del pasado y esto es una oportunidad para recuperar un buen rumbo y precisamente enaltecer ese lema que dice, “Pensar bien, para vivir mejor”.”

Respaldo y voluntad

Este medio de comunicación, también buscó la postura de docentes de preparatorias de la BUAP, fueron miembros de la Enrique Cabrera Barroso, los que dieron a conocer que: “en estos tiempos donde existe un arrebato dentro de todas las esferas de poder de nuestra sociedad poblana, la elección autónoma de la científica Lilia Cedillo, quien dirigirá los rumbos de nuestra Alma Mater es un hecho trascendental, porque la voluntad de las y los universitarios fue escuchada y da las bases de este proceso, que a muchos invita a seguir por los senderos educados de nuestra tan querida BUAP, deseo que esta voluntad de todos continúe como hasta hoy, apartada de la voluntad gubernamental fiel a su lema “Pensar bien, para vivir mejor”, dijo José Rogelio Saldaña Ramos, maestro en derecho.

Por su parte, Rosario Pérez Vigueras maestra de Educación en Ciencias, dijo que el triunfo de la doctora Lilia Cedillo es una muestra de que la BUAP avanza en materia de equidad de género, dando las mismas oportunidades, condiciones y formas de trato a hombres y mujeres”.

Agregó que: “el principal reto que enfrenta, es conducir el rumbo de la universidad por el camino académico de trabajo y cooperación entre todos los que formamos parte de la comunidad, pero estoy segura de que su amor por la BUAP, su calidez humana y su experiencia nos llevarán por buen rumbo”, finalizó.

Rectores BUAP by Rodolfo Ruíz on Scribd

¿Qué necesidades laborales tienen los docentes?

En un sondeo en el que participaron por lo menos 40 profesores de la BUAP se dejan ver los vicios que durante 84 años se apropiaron de la universidad, entre ellos destacaron.

·         Erradicar el nepotismo dentro de las unidades académicas

·         Mejorar los sueldos de los maestros hora clase y medio tiempo

·         Lograr que las cargas de trabajo sean equitativas, entre maestros de tiempo completo y medio tiempo

·         Verificar que la repartición de becas que da la universidad a los maestros se enfoque en aquellos que cuentan con un menor salario

·         Apoyar a los docentes para que puedan estudiar la maestría y el doctorado de manera indiscriminada

·         Eliminar los padrinazgos dentro de la universidad para los estudios de posgrado que ofrecen becas Conacyt.

·         Frenar la burocracia universitaria que aleja a los docentes de las aulas

·         Atender denuncias de acoso y discriminación sexual y laboral

¿Quién es Lilia Cedillo?

La rectora electa de la BUAP cuenta con un amplio historial a su paso por la máxima casa de estudios del estado de Puebla, el camino inició cuando en 1974 entró como estudiante a la preparatoria Benito Juárez García, para graduarse el 5 de noviembre de 1982 como Químico fármaco bióloga y continuar con la maestría en 1986 y el doctorado, ambos en Ciencias (Microbiología), en agosto de 1990.

Además de que tomó cursos y diplomados en el extranjero, como en Alabama y en Atlanta, la rectora impartió al menos 75 cursos y conferencias en lugares como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Hospital Universitario (HU), el Hospital General de Zona nº 32 de Minatitlán, Veracruz, el Consejo Estatal del Sida y en institutos como la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) y la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

En la docencia, impartió clases de Bioquímica, Microbiología, Farmacología, Virología, Medio Ambiente, Bioestadística, Epidemiología y Ciencias Ambientales y dirigió por lo menos 35 tesis de licenciatura, Maestría y Doctorado.

Todo esto aunado a cargos como directora del Instituto de Ciencias (ICUAP) de la BUAP, como vicerrectora de difusión de la cultura, encargada del Centro de detección biomolecular, y encargada del Complejo Universitario.

Al respecto Ángel Xolocotzi Yañez director de la FFYL dijo que: “el hecho de que la nueva rectora posea un ejemplar curricular en el ámbito investigativo y docente da amplias garantías; asimismo, al ser egresada de esta universidad posee una visión tanto histórica como sistemática de las fortalezas y debilidades de nuestra casa de estudios.

Para la nueva rectora será determinante también la proyección de la universidad a nivel social mediante la vinculación que puedan proporcionar sus programas. Lo importante de esta coyuntura es que la doctora Cedillo posee un buen conocimiento de la universidad y en su programa de trabajo se dejan ver planteamientos concretos a las múltiples demandas de estudiantes, docentes y trabajadores no académicos. Se trata, pues, de un cambio acorde con el carácter que requiere una gran universidad como la BUAP”, finalizó.