La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) multó a 17 equipos que pertenecen a la Liga BBVA MX con un monto total de 177.6 millones de pesos entre todos por la realización de prácticas monopólicas absolutas, sanción que también llegó hasta la Federación Mexicana de Futbol (FMF) y a ocho personas físicas que habrían coadyuvado en la realización de éstas.

Dicho clubes, según determinó el organismo, se coludieron para evitar o inhibir la competencia dentro del mercado de fichajes de futbolistas a partir de dos conductas: la primera, imponer topes máximos a los salarios de las jugadoras, situación que profundizó todavía más la brecha salarial entre mujeres y hombres futbolistas; segundo, por segmentar el mercado de los jugadores al establecer un mecanismo que les impidió negociar o contratarse libremente para buscar otros equipos.

 

Clubes sancionados

  1. Club de Futbol América
  2. Promotora del Club Pachuca
  3. Club Deportivo Social y Cultural Cruz Azul
  4. Equipo de Futbol Mazatlán (Monarcas)
  5. Chivas de Corazón (Guadalajara)
  6. Santos Laguna
  7. Sinergia Deportiva (Tigres)
  8. Deportivo Toluca Futbol Club
  9. Club Universidad Nacional (Pumas)
  10. Club de Futbol Monterrey Rayados
  11. Impulsora del Deportivo Necaxa
  12. Club de Futbol Atlante
  13. Servicios Profesionales de Operación (Tijuana)
  14. Club de Futbol Rojinegros (Atlas)
  15. Fuerza Deportiva del Club León
  16. Club Gallos Blancos (Querétaro)
  17. Operadora de Escenarios Deportivos (Puebla)

 

Exhibieron brecha salarial en liga femenil

Respecto al pacto de precios para la imposición de topes máximos al salario de las mujeres futbolistas, la Cofece explicó que desde la creación de la Liga MX Femenil (2016), diversos clubes acordaron establecer un tope salarial para estas deportistas con base en tres categorías: las mayores de 23 años ganarían un máximo de 2 mil pesos; las menores de 23 años, ganarían 500 pesos más un curso para su formación personal; finalmente, las jugadoras de la categoría Sub-17 no tendrían ingresos, pero podrían tener ayuda de transporte, estudios y alimentación.

Este acuerdo se sustituyó por otro en la temporada 2018-2019. A través de un comunicado, la Liga MX informó a los clubes que el nuevo tope máximo sería de 15 mil pesos y únicamente 4 de sus jugadoras podría ganar por arriba de tal monto, además de que los apoyos en especie no podían superar los 50 mil pesos por torneo.

“El primer tope a las remuneraciones de las futbolistas fue parte de la presentación del proyecto de la Liga MX Femenil y fue aprobado por el Comité de Desarrollo Deportivo de la Liga MX. Adicionalmente, la Federación emitió comunicados para persuadir a los clubes a cumplir con el tope salarial, además realizaba labores para verificar su cumplimiento”, señaló el organismo regulador de competencia en un comunicado.

La práctica, cuya duración fue desde noviembre de 2016 a mayo de 2019, significó un acuerdo colusorio entre los clubes Pachuca, Tijuana, América, Necaxa, Toluca, Tigres, Santos, Universidad, Rayados, Guadalajara, Morelia, Cruz Azul, Atlas, Querétaro y León, especificó la Cofece.

La consecuencia de este acuerdo fue la manipulación de los salarios de las jugadoras y evitar que otros clubes pudieran competir por contratarlas mediante mejores salarios, situación que no solo repercutió de forma negativa en el ingreso de las deportistas, sino que también tuvo como resultado ampliar la brecha salarial por razón de género.

 

¿Qué es el pacto de caballeros?

Acerca del acuerdo para segmentar el mercado de fichaje de los jugadores, la Cofece indicó que los 17 clubes sancionados, coadyuvados por la FMF, acordaron superponer el derecho de retención (mejor conocido como “pacto de caballeros”), mediante el cual cada club se adjudicaba el derecho de retener a un jugador una vez que venciera su contrato.

En caso de que un club distinto estuviera interesado en contratar a ese futbolista, necesariamente debía obtener la autorización del primer club que ya lo tenía dentro de su “inventario” y, a menudo, pagar una contraprestación por el cambio. Dichos acuerdos se materializaban durante el régimen de transferencias y contrataciones para jugadores de futbol (conocido como draft), consignó el regulador.

“La conducta constituyó un acuerdo colusorio que tuvo el objeto y efecto de segmentar el mercado de jugadores para limitar la competencia de los clubes en la contratación de estos, lo cual restringió indebidamente la movilidad de los deportistas y limitó su capacidad de negociación para obtener mejores salarios”, indicó.

“La duración de esta conducta fue de por lo menos 10 años, de junio de 2008 a diciembre de 2018, aunque varios agentes económicos participaron por un periodo menor”.

De manera conjunta, ambas conductas generaron un daño al mercado que se estima en 83 millones 375 mil pesos, según datos de la Cofece, la cual determinó sancionar a los clubes, así como a la FMF y a ocho personas físicas por su coadyuvancia, con multas que en conjunto ascienden a 177.6 millones de pesos.

Una vez que se notifique la resolución a las partes, los agentes económicos y las personas sancionadas tienen el derecho de acudir al Poder Judicial de la Federación para darle revisión a la legalidad de la actuación de la Cofece, agregó.

Foto: Twitter