La detención de dos repartidores de comida en las inmediaciones de Sonata, se debió a que los vecinos de esta zona reportaron la presencia de presuntos narcomenudistas que se hacen pasar por este tipo de trabajadores para poder operar en el lugar, aseguró la presidenta municipal de San Andrés Cholula, Karina Pérez Popoca.

En entrevista, la edil sanandreseña explicó que todas las imágenes que se han dado a conocer a través de redes sociales, no brindan una opinión real de lo sucedido en Sonata, pues indicó que dicha operación por parte de policías de su municipio, se derivó de las denuncias de vecinos de la zona de Angelópolis, quienes sospechan que entre dichos repartidores se encuentran vendedores de sustancias ilegales.

"Hay vecinos quienes temen que esos repartidores que no respetan señalamientos, ni reglamentos, pudieran estar relacionados con el crimen organizado, ya sea como repartidores de sustancias prohibidas o como halcones u otra función", dijo.

En ese sentido, aseguró que las críticas que recibió su gobierno ante dicha situación, fueron de manera mediática para desestabilizar su administración a semanas de que esta termine, pues refirió que se actuó bajo la ley ante la petición de los propios vecinos de la zona.

“Fue algo mediático, solo para buscar desestabilizar a mi gobierno en el cierre de la administración, ya que se actuó en apego de la ley y dando cumplimiento a la solicitud de vecinos, que han visto cómo se incrementa la presencia de los repartidores de comida rápida", finalizó.