Estados Unidos pedirá a los extranjeros adultos estar vacunados contra el covid-19 para ingresar al país, en un cambio de política que implica el levantamiento de las restricciones de entrada para viajeros que procedan del Reino Unido, la Unión Europea, Brasil y otros países afectados por la medida impuesta.

La Casa Blanca confirmó el cambio de políticas sanitarias, según lo informado por Infobae. La medida entrará en vigor a inicios de noviembre, para dar tiempo a las aerolíneas y empresas de viaje a prepararse para aplicar los nuevos protocolos.

Las medidas equivalen a una reforma radical de las estrictas reglas de entrada impuestas a visitantes de Estados Unidos, para tratar de frenar la propagación del virus.

Estados Unidos también relajará las reglas de entrada para los viajeros vacunados del Reino Unido y la Unión Europea, una medida que estimulará un repunte en los viajes transatlánticos.

Esa medida es una reducción significativa de las restricciones de viaje pandémicas que Biden mantuvo en su lugar a medida que las infecciones se extendieron por todo el país este verano, impulsadas por la variante Delta del virus.

Actualmente, Estados Unidos prohíbe la entrada directa a personas que no son ciudadanos o residentes permanentes si han estado dentro del área Schengen de Europa o el Reino Unido en los últimos 14 días, independientemente del estado de vacunación.

Por el momento, se desconoce si el requisito aplicará para cualquier vacuna aprobada por los países de origen o solo para fórmulas que autorice Washington.