Con un cable de su habitación Francisco decidió acabar con su vida a los 36 años en diciembre del 2020, año en el que Puebla registró en promedio un suicidio diario y el 79 por ciento de las víctimas fueron hombres.

Al menos 366 personas fallecieron en el estado a consecuencia de autolesiones, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), quien ubicó a la entidad en octavo lugar nacional con más suicidios el año pasado.

¿Por qué la gente se quita la vida?

Dulce María Judith Pérez Torres, psicóloga social y doctora en Pedagogía por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), señaló que el suicidio es uno de los fenómenos sociales más investigados y sus explicaciones son variables y complejas.

Este 10 de septiembre es el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, por lo que alertó que una de las principales causas el es el crecimiento poblacional, que deriva en insatisfacción en la vidafrustración y ansiedad.

“En el siglo XXI se están incrementando los suicidios, incluso hay estaciones del año donde se presentan casos con más frecuencia; las condiciones son la parte económica, la situación de pareja, la depresión, la angustia, al conocer una noticia tan grave como: el tengo cáncer”, comentó.

Las cifras del INEGI reflejan que en los últimos años han aumentado los suicidios, ya que en 2015 eran 268 y para el 2020 sumaron 336, que representa 25 por ciento más.

El perfil de una persona con intenciones de suicidio son la melancolía y la tristeza, ya que comúnmente expresan frases como: “me quiero morir” o “la vida no vale nada”.

La pandemia de covid-19 generó además ideas catastróficas, y ocasionó un nuevo factor para el registro de suicidios.

Baja en año de pandemia

No obstante, las estadísticas del INEGI reportan que en Puebla bajaron de 2019 a 2020 –el año de la pandemia– al ir de 345 a 336, es decir, una reducción del 2.6 por ciento, que representan nueve casos.

No obstante, la entidad destaca en el octavo lugar nacional con más suicidios, destacándose en los primeros lugares el estado de México (832), Jalisco(655) y Chihuahua (541).

En contraste, Tlaxcala solo acúmulo 52 suicidios; Colima y Guerrero 50 y además se registraron 13 de personas extranjeras.

Adultos, más vulnerables

La psicóloga Dulce María Judith Pérez Torres comentó que los adolescentes son más propensos al suicidio, a razón de la violencia familiar, los problemas amorosos y dificultad para aprobar las materias escolares o reprobar o por un examen de admisión, por lo que se debe de reforzar su cuidado.

Los 336 casos del año pasado en Puebla se presentaron principalmente en habitantes con un rango de edad de 25 a 29 años, ya que sumaron 69 casos, es decir, el 20 por ciento.

Los jóvenes que no tienen trabajo, pese a que cuentan con una preparación profesional, pueden desear e intentar morir, advirtió la especialista.

Esto puede reflejarse en que el 16 por ciento de casos se registró en la población de 15 a 19 años y de 20 a 24 años, con 54 casos.

Para la población 30 a 34 años hubo 32 autolesiones mortales, así como 21 en el rango de 35 a 39 años de edad.

Más hombres menos mujeres

El 79 por ciento por ciento de las personas que se quitaron la vida eran hombres, con 268 defunciones, y las 68 restantes fueron mujeres.

“Todos queremos vivir, pero hay gente que quiere decir no”, comentó la especialista.

El ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación fue el método más empleado, en 278 casos, es decir el 82.7 por ciento.

Después se ubicó el disparo de arma de fuego, con 28 acontecimientos; el envenenamiento con 21 y 9 más fueron calificadas como otras causas.


No impactan políticas gubernamentales

Para la doctora Dulce María Judith Pérez Torres, las autoridades de Puebla sí tienen estrategias de prevención, pero falta que tengan impacto en la ciudadanía.

“Por ahí se ven en los hospitales, (letreros de) si necesitas ayuda ven con nosotros, en las iglesias y escuelas, pero creo que no tenemos campañas fuertes para decirle al hombre lo importante que es y puede contar con cada uno de nosotros”, comentó.

Para la prevención de suicidios es importante poner atención a las palabras de familiares y amigos que han manifestado su deseo de morir, su aislamiento del entorno familiar, su estado de ánimo e incluso el sueño.

La recomendación es acudir al médico, después con el psicólogo y, finalmente, con un psiquiatra, para un tratamiento correcto tanto a su salud física como mental.