La fiscal general de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, hizo un llamado a diputados federales de la LXIV Legislatura a que aprueben un Periodo Extraordinario de Sesiones para debatir el desafuero de los legisladores, Saúl Huerta Corona y Mauricio Toledo Gutiérrez.  

Señaló que la “fiscalía no acepta, y la sociedad tampoco debería de hacerlo, que la política se interponga entre las víctimas y el acceso a la justicia”, manifestó.  

“Las instituciones del Estado deben colocarse del lado de la justicia y en favor de las víctimas, no en contra de ellas”, indicó.  

Godoy Ramos aseveró que es “lamentable que esta legislatura de la Cámara de Diputados haya dilatado y, en los hechos, negado la posibilidad de someter a discusión y votación el desafuero de dos de sus integrantes”.

“Hago un atento, respetuoso pero firme llamado a las diputadas y diputados federales a que analicen las pruebas que ofrecemos y en el marco de sus facultades decidan si es o no procedente el desafuero de estos dos legisladores”.  

Exigió que se debe escuchar a la fiscalía, porque en el expediente que se le entregó a la Cámara de Diputados “está la voz de las víctimas”.  

Consideró que aún hay tiempo de corregir esta terrible determinación, si todos los partidos políticos se deciden a colocar este asunto en la agenda de sus prioridades. 

“La política no puede estar divorciada de la justicia”. 

Afirmó que como fiscalía se presentó ante la Cámara de Diputados una investigación profesional y objetiva que establece, sin lugar a dudas, la responsabilidad de las personas señaladas en delitos graves. 

Benjamín Saúl Huerta Corona está acusado de violación y abuso sexual contra menores de edad, y Mauricio Alonso Toledo Gutiérrez, de  enriquecimiento ilícito y corrupción.