Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) se disponen a revertir la recomendación de que todos, inclusive los vacunados contra el covid-19, utilicen cubrebocas en espacios cerrados en las zonas del país más afectadas por el coronavirus, informó una fuente oficial.

Durante gran parte de la pandemia, los CDC han recomendado a la población ponerse el cubrebocas cuando estén al aire libre y mantener una distancia de dos metros.

En abril, cuando avanzaba la campaña de vacunación, el organismo relajó las normas y declaró que ya no era necesario el cubrebocas a menos que las personas estuvieran en espacios cerrados o en medio de una multitud.

En mayo, las relajó aún más, afirmando que quienes estuvieran totalmente vacunados ya no necesitaban el cubrebocas ni siquiera en medio de una multitud o, en la mayoría de casos, en interiores.

La agencia siguió recomendando el cubrebocas en ciertos espacios cerrados como autobuses, aviones, hospitales, cárceles y refugios para desamparados, y anunció que podrían reabrir los sitios de empleo y otras localidades.

Posteriormente declaró que aquellos totalmente vacunados ya no necesitaban el cubrebocas en campamentos de verano o escuelas.

Durante meses disminuyeron los casos de covid-19 junto con las hospitalizaciones y muertes, pero la tendencia comenzó a cambiar al inicio del verano al propagarse la contagiosa variante Delta, especialmente en áreas donde gran parte de la población no estaba vacunada.

En semanas recientes más ciudades empezaron a exigir el uso de cubrebocas en lugares cerrados, entre ellas San Luis, Savannah (Georgia) y Provincetown (Massachusetts).

Con información de Excélsior.