Durante las conversaciones Wendy Sherman, subsecretaria de Estado, el gobierno de Beijing pidió a Estados Unidos dejar de satanizar a China. Sherman es la enviada de más alto nivel del gobierno de Joe Biden en visitar al país asiático.

El ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo en un comunicado "La esperanza puede ser que, al satanizar a China, Estados Unidos podrá culpar a China por sus propios problemas estructurales".

Así mismo, advirtió que la relación bilateral está "estancada y enfrenta serias dificultades". Sherman llegó el domingo a la ciudad portuaria de Tianjin en busca de afianzar las relaciones entre las dos potencias económicas, enfrentadas por temas como ciberseguridad y derechos humanos.

El comunicado sobre las conversaciones de Sherman con Xie Feng, viceministro chino de Relaciones Exteriores, añade que China pide a Estados Unidos cambiar su mentalidad equivocada y su política peligrosa, y menciona que Washington ve a Beijing como un "enemigo imaginario".

Sherman tiene previsto reunirse también con Wang Yi, ministro chino de Relaciones Exteriores. La semana pasada, Estados Unidos condenó los ciberataques a gran escala procedentes de China.

Estados Unidos dijo la semana pasada que espera usar las conversaciones como una oportunidad para mostrarle a Beijing cómo es una competencia "sana y responsable", pero que quiere evitar un "conflicto".

En la breve visita, Sherman no irá a Beijing, sino que permanecerá en Tianjin, un puerto en el noreste del país. John Kerry, el emisario de Washington sobre el cambio climático, es el único otro alto cargo del gobierno de Biden en visitar China.

Con información de Milenio.