La madre de Dysha Guadalupe "N", quien se encuentra recluida en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de Chignahuapan, denunció ante la Comisión de Derechos Humanos de Puebla (CDH), que la mujer se encuentra desnuda, humillada, incomunicada, golpeada y sin alimento.

Elizabeth Flores Ríos, madre de la interna, acusó a la directora del CERESO de Chignahuapan, Lucero Nelly Mayo, de ser la responsable de las malas condiciones y maltratos que recibe su hija desde hace aproximadamente 15 días y que presuntamente son castigos “porque ella es rebelde y por su mal comportamiento".

Flores Ríos, informó que recibió una llamada de su hija el pasado 23 de julio alrededor de la 7:30 horas, desde el celular de la directora del penal, donde le informó sobre las condiciones que atraviesa, aunque le explicó también que la directora le ha tomado fotos comiendo y en mejores condiciones para que fueran evidencia en caso de una visita de Derechos Humanos.

Elizabeth Flores se dirigió a este medio de comunicación para denunciar la situación por la que atraviesa su hija y confirmó que ya interpuso una denuncia en contra de la directora del CERESO Lucero Nelly Mayo, por no garantizar los Derechos Humanos de su hija.

La mujer se encuentra presa por la complicidad en el maltrato que su expareja cometía en contra de su hijo, un menor de 2 años y 7 meses, por supuestas amenazas que el hombre le hacía.

El menor de edad fue internado en el Hospital de Zacatlán, luego de ser agredido por Héctor Manuel N. quien actualmente también cumple su condena por maltrato infantil.

La madre explicó que, aunque está consciente del delito que cometió su hija, es injusto el trato que recibe en la actualidad, pues la tienen incomunicada desnuda, golpeada, esposada y sin alimento.

La señora molesta explicó que ha llamado a la directora para conocer el estado de su hija, pero no se le ha dicho la verdad, debido a que luego de una visita que su hijo Brandon le hizo a su hermana constató que Dysha se encuentra golpeada del rostro y en evidente estado de maltrato.

Al enfrentar a las autoridades penitenciarias sobre estos hechos, solo le dijeron a la madre que todo se debía a que su hija tenía un mal comportamiento dentro del CERESO y que era rebelde.