Tras referir que el desbordamiento de ambulantes en el Centro Histórico de Puebla es una herencia de la actual administración municipal, el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que será resuelto con diálogo y justicia en coordinación con el nuevo alcalde Eduardo Rivera Pérez.

Dio a conocer que hay un compromiso con la administración panista para resolver el conflicto y aseguró que no habrá abusos ni arbitrariedades en contra de la gente que labora en la informalidad.

Además, adelantó que van a desmontar a las pequeñas y grandes mafias “que ya se formaron” en la actualidad  y que cobran derecho de piso y cometen otras irregularidades

“Pues claro que es un compromiso con el Ayuntamiento que entra, poder abordar este tema para tener a una ciudad en un equilibrio en lo que es el comercio de ambulantes de la vía pública, el comercio establecido, la movilidad y el transporte”, señaló.

También comentó que se tienen que dar espacios de trabajo a las personas que están en la informalidad, pero es un análisis tendrá que hacerse una vez que comience el relevo del Ayuntamiento.

Revisarán operación en Amalucan

Asimismo, el gobernador Miguel Barbosa dijo que revisarán la operación del Parque de Amalucan , cuyo mantenimiento depende del ayuntamiento de la capital.

Recordó que las obras que se realizaron con el gobierno de José Antonio Gali Fayad se entregaron al gobierno municipal, por lo que debe analizarse para reactivarse.