Wyatt Gibson, de cinco años, murió tras tener una extrema neumonía y derrame cerebral posterior a su contagio por covid-19. El caso ha generado una profunda conmoción para los cercanos de un niño que era descrito como una persona alegre.

El pequeño Wyatt murió el viernes tras estar internado en el centro médico infantil Hospital Erlanger en Chattanooga, Tennessee, según revela el sitio CBS citando publicaciones de la familia.

“Wyatt no era más que alegría y felicidad. Nos encantaba divertirnos y vivir aventuras juntos. Amaba mucho a su mamá ya su hermana, y siempre estaba buscando formas de ayudar", escribió el padre, Wes Gibson, el domingo en Facebook.

https://www.facebook.com/wes.gibson.526/posts/10160040188226424

La historia del pequeño ha generado nuevamente preocupación en Estados Unidos ante la pandemia del coronavirus, donde se encuentran alertas por la llegada al territorio de la variante Delta, la cual, según los especialistas, es altamente contagiosa.

Andrea Mitchell, la abuela materna de Wyatt, dijo en redes sociales que "su madre, despierta desde hace 4 días, no dejó de animarlo para que siguiera moviéndose, luchando y le rogó que se quedara. Su padre, la columna vertebral de la familia, tosiendo con covid-19 ahora él mismo, estaba al lado, preocupado en silencio, sin creer lo que estaba viendo".

Personas cercanas a la familia expresaron en redes sociales y medios locales la importancia de que las personas estén vacunadas contra el coronavirus.

"Incluso si no quiere hacerlo por usted, hágalo por su hijo", dijo a WGCL, una cadena local, LeWanna Heard-Tucker, madre de una niña de seis años que se enteró del caso del pequeño.

Con información de Milenio.