Una alarma de alerta sísmica paraliza el Centro Histórico de la ciudad de Puebla y en sus alrededores la población sigue su rutina como si nada.

Hay una simulación de un movimiento telúrico de 8.1 grados Richter y abandonan sus oficinas funcionarios, servidores públicos, trabajadores de tiendas departamentales, la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco y el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Son las 11:30 horas y caminan sin prisa. En el primer cuadro de la ciudad se dificulta la organización de filas por el muro de madera que rodea el zócalo de Puebla, por los trabajos de remodelación. 

En Casa Aguayo, el personal se resguarda por el bulevar principal y también a los costados; mientras los visitantes del mercado El Alto degusta unas chalupitas o antojitos mexicanos.

El transporte público no se detiene y algunos curiosos se detienen a ver porqué los trabajadores han salido de las oficinas y si de casualidad se encuentra el gobernador Miguel Barbosa Huerta. El séquito de seguridad impide verlo.

En ese momento, el dirigente estatal del PRI, Néstor Camarillo Medina y la secretaria General, Isabel Merlo Talavera, salieron casi juntos de Casa Aguayo después de un encuentro privado que tuvieron con el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

El simulacro también alcanzó al exsecretario de Finanzas y próximo diputado local plurinominal, Jorge Estefan Chidiac, quien en pleno evento se puso a dialogar de política con algunos colaboradores del gobernador. 

No hubo indicaciones en el altavoz de Protección Civil y por eso, en minutos,  los priistas salieron juntos en una camioneta que los esperaba.

Todos los líderes de los partidos de Puebla se han reunido con el gobernador”, alcanzó a responder Néstor Camarillo, representante del PRI en Puebla, tras su salida a Casa Aguayo para evitar dar pormenores del diálogo con el mandatario.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta fue el último en salir a la calle en compañía de su esposa, María del Rosario Orozco Caballero. “Nos vemos chicos”, fue el saludo que dio a los presentes, tras retirarse inmediatamente.

En la memoria: un movimiento sísmico se registró 4 kilómetros al sur de Papagayo, en el estado de Guerrero, y a 350 kilómetros de distancia de Puebla. “Se sintió de manera fuerte en 113 municipios”, dijo Ana Lucía Hill Mayoral, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Aseguró que la ciudadanía está preparada para hacer frente ante cualquier emergencia, pero siempre se “puede mejorar”.

Un total de 156 mil 552 poblanos de 177 municipios participaron en el macrosimulacro de este lunes. Los trabajadores evacuaron 3 mil 217 edificios gubernamentales y del sector privado.