Documentos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con fecha del 20 y 28 de marzo de 2011 corroboran que comandantes de la Sexta Zona Militar y de la Guarnición de Piedras Negras, bajo el mando del general Luis Cresencio Sandoval, fueron informados de los asesinatos y secuestros cometidos por Los Zetas en el norte de Coahuila.

De acuerdo con Proceso, dichos documentos se fecharon el 20 y 28 de marzo de 2011, en la guerra contra el narcotráfico promovida por el entonces presidente Felipe Calderón. Los reportes registran denuncias que recibió el 14 Regimiento de Caballería por familiares de secuestrados, y que fueron remitidas a la Guarnición de Piedas Negras y a la Sexta Zona Militar, bajo el mando del entonces general y hoy director del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas (ISSFAM), Dagoberto Espinosa Rodríguez.

“20 de marzo 2011. Permítome informar a la Superioridad que en esa fecha, aproximadamente a las 14:30 horas, se presentó el señor (…) a fin de denunciar que el 18 de marzo del presente año habían secuestrado a los padres de su esposa, así como a cinco integrantes más de su familia, y que el día sábado 19 de marzo su hijo se desplazó (…) a verificar esa información en Rancho Garza, ubicado en Villa Unión, Coahuila, donde no encontró a sus familiares, y que se comunicaron vía teléfono a aproximadamente 13:30 horas manifestando que los tenía la policía municipal y hasta la fecha no sabía nada de ellos y que en el rancho de su padre se encontraban personas armadas, procediendo a informar a la Comandancia 14 RCM autorizando a acudir a la citada denuncia”, versa el documento del 2011.

Tres unidades partieron para corroborar la denuncia. Reportaron viviendas saqueadas, ranchos quemados y abandonados, múltiples casquillos percutidos, así como vehículos incendiados y con evidencias de disparos de arma de fuego. Una copia fue enviada a Cresencio Sandoval, y al comandante de la Sexta Región Militar.