En la comunidad de Tlancualpicán, perteneciente al municipio de Chiautla de Tapia, murió ahogado en una cisterna Erick “N.”, bebé de dos años de edad.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves, el bebé Erick quedó al cuidado de su abuela materna mientras su madre Wendy se dedicaba a trabajar.

La abuela relató que se encontraba cuidando a su nieto y en cuestión de minutos en los que se descuidó, desapareció el bebé. Tras la pesquisa al interior del domicilio, la abuela encontró el cuerpo de Erick flotando en la cisterna; después de recibir atención de primeros auxilios, se confirmó que el infante carecía de signos vitales.

Al lugar de los hechos acudieron elementos de Seguridad Pública Municipal, del Servicio Médico Forense (Semefo) y de la Fiscalía General del Estado (FGE), con el fin de realizar las investigaciones correspondientes y trasladar el cuerpo al anfiteatro del municipio de Izúcar de Matamoros.

El caso del bebé Erick dio inicio a una investigación con el folio FGEP/EAT/FIR/CHIAUTLA-I/004592/2021.