El equipo de San Francisco le supo encontrar la pelota a Julio Urías. El culichi terminó por vivir una de sus tardes más amargas durante la derrota 11-6 de los Gigantes sobre los Dodgers.

Pese a que los gambusinos parecieron tener una práctica de bateo ante el mexicano, el mánager Dave Roberts lo dejó sobre la lomita durante cinco innings. Su línea terminó en siete carreras permitidas, de las cuales seis fueron limpias, recibió once imparables y ponchó a cinco rivales.

La situación se complicó desde el comienzo para el cuadro de Los Ángeles, pues una gran atrapada en el jardín izquierdo de Matt Beaty impidió que se rompiera el cero en la primera entrada, en lo que fue un aviso de lo que se veía llegar.

Cuatro sencillos y un par de bases por bolas derivaron en las primeras tres rayitas de los visitantes. El colombiano Donovan Solano hizo más grande la diferencia con un vuelacercas al jardín central que encontró a Wilmer Flores en los cojines.

La fiesta de los Gigantes continuó con un par de imparables productores de Evan Longoria y Flores. Urías terminó su labor luego de colgar un cero en el quinto rollo. Sin embargo, respondió al bat, pues dio un elevado de sacrificio que le permitió anotar a Beaty.

Max Muncy despertó a los Dodgers después de pegar lo que fue su cuadrangular número 12 del año. La ventaja de San Francisco se puso en predicamentos cuando Albert Pujols despachó un doblete que le permitió a Cody Bellinger llegar al plato. Chris Taylor y Zach McKinstry se poncharon con dos corredores en posición de anotar.

San Francisco terminó por lapidar cualquier opción de regresar para la novena angelina gracias a un doble de Steven Duggar. Mitch White y Alex Vesia no pudieron controlar a los maderos del mánager Gabe Kapler. El segundo cuadrangular de Pujols con Los Ángeles quedó sólo en la anécdota.

Foto: Twitter