Las autoridades italianas reportaron la muerte de 14 adultos por la caída del teleférico Stresa-Mottarone, en la región de Turín,  por una falla en la cuerda a 300 metros de la llegada a la montaña. La cabina cayó en una zona boscosa y áspera.

Dos menores fueron trasladados en helicóptero a Turín para ser atendidos, pero uno perdió la vida. Funcionarios italianos han manifestado su dolor ante la tragedia y exigen se aclaren los hechos.

Uno de los dos heridos de gravedad, un niño que fue transportado en helicóptero transportado en código rojo a Turín, no sobrevivió.