El pasado sábado 22 de mayo la fuente de Neptuno (ubicada en Madrid, España) se volvió el punto de encuentro para toda una multitud de aficionados al Atlético de Madrid que acudieron al símbolo rojiblanco para celebrar el undécimo título liguero de su historia, el cual consiguieron hasta la última jornada de LaLiga tras imponerse como visitante ante el Valladolid.

A pesar de las múltiples recomendaciones que brindaron las autoridades sobre evitar aglomeraciones debido a la situación sanitaria, una marea rojiblanca inundó las calles en el centro de la capital madrileña a modo de festejo.

La euforia de los hinchas colchonera desafió al coronavirus entre cánticos, saltos y abrazos en una tarde memorable para el conjunto de madrileño, donde el técnico argentino Diego Pablo Simeone y el uruguayo Luis Suárez, máximo artillero del equipo y protagonista en la victoria ante el Valladolid, fueron los más aclamados por la hinchada.

Sin embargo, la celebración quedó marcada por el fallecimiento de un niño de 14 años al sacar el cuerpo de la furgoneta en la que viajaba y colisionar contra un muro en el aparcamiento de la Plaza de Santa Ana, mientras festejaba la conquista de la liga.

Al sitio acudió personal de Protección Civil y una ambulancia del servicio de emergencias, quienes intentaron maniobras para reanimar al menor que se había golpeado con un muro. La víctima había sufrido un paro cardiorrespiratorio que no lograron revertir, por lo que tras una hora de maniobras confirmaron su deceso.

Foto: Twitter