El aceite de oliva es un aceite vegetal que se obtiene del fruto del olivo, denominado oliva o aceituna. Casi la tercera parte de la pulpa de la aceituna es aceite. Desde la Antigüedad se ha extraído fácilmente con una simple presión ejercida por un molino.

Además se ha informado que este producto aporta un gran sabor a muchas comidas, pero además ayuda a prevenir y reducir el desarrollo de muchas enfermedades. Los estudios muestran que consumir aceite de oliva a diario es esencial para prevenir ciertos tipos de cáncer, por lo que ayudaría a vivir más tiempo.

Además se menciona que el aceite de oliva podría ayudar contra el Alzheimer, que es la enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por la acumulación de las llamadas placas beta-amiloides dentro de las células cerebrales.

Pero además puede ser un aliado para la piel y el cabello, ayudando al cutis a humectarlo y nutrirlo., además de que li limpia y libra de impurezas, una exfoliación suave.

La revista Vogue recomienda que el aceite de oliva se aplique durante la noche antes de dormir y por supuesto debe ser el primer paso de la rutina de belleza para poder conseguir una limpieza a profundidad en los poros sin resecar la piel, ni dejarla con exceso de grasa.

Aquí los pasos que recomienda la publicación:

1.       Con las manos limpias y por supuesto secas, aplicar una pequeña cantidad de aceite sobre la piel del rostro con movimientos circulares y livianos, dar un masaje sobre el rostro como lo harías con cualquier aceite de limpieza.

2.       Se debe humedecer una toalla blanca (esta se encarga de hacer una exfoliación suave) con agua tibia, cubrir la piel del rostro durante unos segundos con ella, palparla sobre la piel de la cara y esperar a que el calor de esta comience a retirar las impurezas mientras se activa con el aceite de oliva. Al pasar este corto tiempo, retirar con suavidad, sin tallar, la toalla del rostro.

3.       Repite este paso tantas veces como sea necesario para eliminar el maquillaje o las impurezas. El aceite penetra en los poros y expulsa el maquillaje y la suciedad que pueden formar los puntos negros. Termina con tu limpiador habitual para retirar cualquier residuo del aceite.