Este martes fue histórico para el Manchester City luego de que se impusieran por 2-0 en casa ante el Paris Saint-Germain, lo que sentenció la llave de semifinales en favor de los locales que también se robaron la victoria en París la semana pasada. La celebración excelsa de los ingleses se debe a que esta será la primera ocasión de toda su historia en que disputen una final de UEFA Champions League.

Con un marcador global de 4-1, el técnico Pep Guardiola volverá a jugar la final del certamen europeo más prestigioso, luego de la que disputó en 2011 cuando estaba al frente del Barcelona, final que por cierto le ganó al Manchester United.

Los ‘citizens’ arrancaron el encuentro con la apuesta por su típica presión alta para tratar de complicar la salida de un conjunto francés que, con todo y el esfuerzo de los ‘blues’, pudieron armar juego desde el fondo y generar opciones a la ofensiva, sobre todo con Ángel Di María como principal herramienta de desequilibrio.

La primera anotación cayó recién a los 10 minutos y gracias a que todo el PSG se había replegado a la defensiva. Un pase largo de Ederson sirvió para que Zinchenko escapara y al acercarse al área soltara el balón retrasado para Kevin De Bruyne, quien se acomodó para su pierna más hábil y desenfundó un tiro con el arco de frente, aunque el desvío favoreció a que Riyad Mahrez apareciera por la derecha a toda velocidad y definiera al segundo palo para el 1 a 0.

Los dirigidos por Mauricio Pocettino reaccionaron con un cabezazo de Marquinhos que dio en el travesaño luego de una pelota parada, además del disparo de media distancia por cortesía de Di María que se marchó apenas al lado del palo.

Ya en la segunda parte y con un balón que dominaban los parisinos en área rival, el City logró una descolgada por banda izquierda que terminó por fulminar las esperanzas de la visita. El contragolpe fue de menos a más y en apenas 6 toques, nuevamente Mahrez apareció en escena para sentenciar el 2-0 al minuto 63, golpe del que no se repuso el PSG que aspiraba a jugar su segunda final consecutiva, aunque no pudieron contar con Kylian Mbappé por lesión.

Foto: Twitter