Académicos de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) condenaron la reforma al reglamento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) que oficializó la cancelación de estímulos económicos a proyectos de ciencia, tecnología e impacto social en instituciones privadas.

En el foro “Políticas públicas para el desarrollo de la Ciencia y Tecnología”, los docentes e investigadores señalaron que la medida es discriminatoria y no descartaron recurrir a un amparo aunque antes agotarán el diálogo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Damián Emilio Gibaja Romero, director del Área de Matemáticas, señaló que el desarrollo de la investigación, la ciencia y la tecnología, no son “algo elitista” ya que toda la población mexicana en “mayor o menor medida” se ve beneficiada de los avances tecnológicos, por lo que es incongruente “bloquear a un sector los apoyos”.

“Posiblemente puede ser una vía (el amparo), pero el diálogo continúa y esperemos que haya mayor disposición de escuchar a los investigadores de universidades privadas”, comentó.

Angélica Gutiérrez Guerrero, candidata a doctor en Planeación Estratégica y Dirección de Tecnología, de la UPAEP, señaló que la reciente reforma afectará a 6 mil 800 investigadores del país y a poco más de 200 en Puebla.

“La investigación tiene beneficios para la ciudadanía no para una universidad particular”, agregó la académica al señalar que la mejor inversión en una nación debería ser la investigación y quedó demostrado con la pandemia.

Estimó que en México, en los últimos 10 años, se ha invertido tan solo el 0.4 o 0.5% del PIB aun cuando existe un mandato que señala que debe ser mínimo de 1%, cuando en otros países se eroga 2.3%.

Sandra Murillo Cano, catedrática de la Facultad de Tecnologías de Información, señaló que la cancelación de estímulos económicos a  investigadores de escuelas particulares también afectará en proyectos conjuntos con escuelas públicas.

“Cuando tú encuentras colegas que aportan a tu investigación, trabajas en conjunto, el proyecto se ve afectado porque en un momento uno de los miembros o varios  forman parte de las escuelas privadas. Es esa una preocupación”, dijo.

Por otra parte, reconoció a los investigadores que a pesar de las “circunstancias administrativas o políticas”, mantienen un compromiso con su trabajo y permanezcan sin tener algún reconocimiento.

Enrique Sánchez Lara, director de Administración de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (ATIC/Redes e Internet), lamentó que el gobierno federal no atienda las normas del Programa Institucional del CONACYT,  para apoyar proyectos e incluir a todos los grupos sociales.

Finalmente, coincidieron que ahora el reto es buscar recursos para no poner freno a las investigaciones, apoyarse de las inversiones de la iniciativa privada, la colaboración con otras universidades, la generación de recursos propios y mantener enlaces con organismos de investigación internacionales.