Siete de cada 10 maestros mexicanos aseguran formar parte de la población de riesgo de contraer Covid-19, ya sea por edad, por alguna comorbilidad o alguna otra vulnerabilidad, reveló una consulta levantada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Además, 69.4% advierte que en el traslado desde su casa hasta la escuela existe un peligro elevado de contagio que los convierte en un factor de riesgo para el alumnado, sus familias y demás personas relacionadas con la comunidad escolar.

La Consulta Nacional Sobre el Regreso a Clases Presenciales levantada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) alertó sobre el hecho de que ocho de cada diez escuelas no tienen aulas amplias para guardar la sana distancia entre los alumnos, a fin de evitar contagios de Covid-19.

Según la encuesta en la que participaron 18 mil 63 docentes a nivel nacional, 4 de cada diez planteles educativos no tienen siquiera acceso a agua potable para seguir la básica medida del lavado frecuente de manos y 30% carece de drenaje.

“Decimos que se requiere para el regreso a clases de manera presencial no únicamente la vacuna que eso es algo importante, se requiere también que tengamos las condiciones necesarias en los centros de trabajo”, dijo Gamaliel Guzmán, dirigente de la sección 18 de la CNTE Michoacán.

“La CNTE les dice que no hay condiciones necesarias, la vacuna es una más de las condiciones que nosotros exigimos y ya son dos veces que le hemos parado al estado la actitud irresponsable en el manejo de la enfermedad y no le importan las consecuencias con la población abierta y estudiantil que es lo más preciado que tenemos”, acotó  Javier Saavedra, de la Sección 7 de la CNTE en Chiapas, uno de los cinco estados donde ya arrancó la vacunación al personal educativo, de acuerdo con una información del diario Excelsior.