La Cámara de Diputados aprobó en lo general el proyecto de reformas a la Ley de Hidrocarburos que, prevé la suspensión de permisos de refinación, transporte, almacenamiento, distribución, comercialización y expendio de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos, en caso de “peligro inminente” para la seguridad nacional, la seguridad energética o para la economía nacional.

Con 292 votos a favor, 153 en contra y 11 abstenciones, el pleno avaló el dictamen de la Comisión de Energía con una adición que según Morena y sus aliados, permite salvaguardar el debido proceso en la suspensión de permisos.

El dictamen aprobado otorga a la Secretaría de Energía y de la Comisión Reguladora de Energía la facultad para revocar permisos cuando se compruebe que los hidrocarburos han sido adquiridos de forma ilícita o por la comisión del delito de contrabando de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos.

La iniciativa presidencial plantea incorporar como obligación para el otorgamiento de permisos que el solicitante demuestre que, en su caso, cuenta con la capacidad de almacenamiento que determine la Secretaría de Energía, conforme a las disposiciones jurídicas aplicables.

Considera establecer la negativa ficta al transcurrir el plazo establecido en las solicitudes de cesión de permisos emitidos por la Secretaría de Energía o la Comisión Reguladora de Energía, brindando mayor seguridad al Estado y la sociedad.

La reforma busca garantizar la seguridad y la soberanía energética para proporcionar y asegurar, por medio de las empresas propiedad de la nación, que toda persona pueda satisfacer sus necesidades energéticas en condiciones dignas y en cantidad suficiente y equitativa.

Con información de Milenio