El asesinato de tres estudiantes de Medicina en Huejotzingoen febrero de 2020, precipitó la

salida del entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP), Miguel Ildefonso Amézaga Ramírez y la llegada del chiapaneco Raciel López Salazar.

Amézaga fue designado director de la Policía Auxiliar en sustitución de Francisco Vela García y Raciel López llegó como secretario de la SSP, el día 28, acompañado de su gente de confianza, también de Chiapas, y poco a poco fue ocupando las direcciones y unidades a su mando, con gente originaria de su natal estado, donde se le ha vinculado con diversos actos de corrupción a su paso por diversos cargos. 

Entre enero de 2009 y diciembre de 2018, López Salazar estuvo a cargo de la procuración de justicia en Chiapas, como procurador, como fiscal y posteriormente como delegado de la Fiscalía General de la República en el Estado de México. 

Nombran a funcionarias de Chiapas en Vialidad y la PA 

Tras la llegada de Salazar como secretario, los nuevos nombramientos en diferentes áreas no se hicieron esperar, entre ellos el de Karina Sauceda Castro, quien el 5 de mayo llegó a la Dirección de Vialidad Estatal de Puebla en sustitución de Adalberto Aráuz Arredondo. 

Diez días después, el 15 de mayo, Nancy Benítez Rebolledo, ex titular de la Fiscalía de la Mujer en el estado de Chiapas, sustituyó al vicealmirante Miguel Ildelfonso Amézaga, ahora relevado como encargado de la Policía Auxiliar, de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP). 

Aunque el chiapaneco Moisés Grajales Monterrosa ocupó el cargo de secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, para el 29 de septiembre de 2020, el gobernador Miguel Barbosa Huerta dio a conocer su salida sin que se informara la causa . 

Acusaciones y quejas durante su gestión en la SSP

Las denuncias de supuesta tortura a reos de diferentes centros penitenciarios, de “siembra” de drogas o “chalecos” a detenidos; de venta de documentos y hasta de acoso sexual de mandos chiapanecos en la Policía Procesal, fueron algunos de los episodios escandalosos que vivió la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP) en el año y casi dos meses de la  gestión de López Salazar.

A finales de septiembre de 2020 se difundió un video donde se observaba a una persona privada de su libertad en una cárcel, donde era torturada y extorsionada, motivo por el cual, la SSP informó el inicio de una investigación para confirmar si los hechos en verdad ocurrieron en una prisión del estado. Tiempo después se supo que el video sí fue tomado en un Cereso de Puebla. 

A principios de febrero de este año, fuentes al interior de la Policía Procesal, adscrita a la SSP, acusaron que el director de la Policía Procesal, chiapaneco de apellido Gamaliel autorizaba, firmaba y aprobaba la venta de las evaluaciones de riesgo, en 30 y en 50 mil pesos. 

Una evaluación ayudaba a que un detenido, al ser considerado de baja peligrosidad, obtuviera su libertad o a pasara su proceso bajo una medida cautelar diversa a la prisión. 

Poco después surgieron los señalamientos de acoso sexual por parte de Gamaliel y gente de su confianza, contra elementos del personal femenino que, tras pedir una investigación, fueron sancionadas por “actos inapropiados”, lo cual generó inconformidad y molestia entre otros compañeros que también eran víctima de acoso laboral. 

Por último, el 18 de marzo de 2021, una familia del municipio de Cuautlancingo vivió momentos de angustia luego de que un grupo de hombres  que viajaba a bordo de una patrulla de la Policía Estatal asaltó su casa e intentó fabricarle un delito 'sembrándole' droga, sin que al momento haya personas detenidas por este caso.