Como un “error humano” calificó el Instituto Politécnico Nacional (IPN) el incidente protagonizado por una estudiante de Enfermería, que inyectó a un adulto mayor con la jeringa vacía en el módulo de vacunación instalado en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas en Zacatenco.

El IPN dijo en un comunicado que la brigadista recibió capacitación como todos los voluntarios y que “en lo que se puede calificar como un error humano, aplicó una inyección a un adulto mayor, de lo cual hay testimonio audiovisual y también lo hay de que enseguida se aplicó la vacuna de manera correcta y sin complicación alguna”.

 “Los estudiantes del IPN han actuado de manera solidaria, siempre de buena fe y en forma altruista, en beneficio de la sociedad. En esta pandemia no es diferente. Revisaremos a detalle los procedimientos internos de capacitación, ofrecemos disculpas públicamente a quienes se hayan sentido afectados y tomaremos las medidas conducentes para corregir dicho error”, añade el comunicado.

Por su parte, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell señaló que no se puede descartar ninguna hipótesis, desde un posible error humano hasta montajes, y agregó que de comprobarse un posible montaje podría presentarse una denuncia penal.

“Como señaló el Presidente, no descartamos ninguna hipótesis de un posible error humano hasta un montaje, en el que tanto la persona aludida como personas externas a la operación, pudieran estar involucradas a lo mejor en presionar, en sobornar o en inducir una conducta inadecuada. Si esto se documenta las sanciones pueden tener un carácter incluso penal y extenderse también a aquellas personas que pudieron haber sido partícipes de un elemento así, incluso como autores intelectuales.