Una familia del municipio de Cuautlancingo vivió momentos de angustia luego de que un grupo de sujetos que viajaba a bordo de una patrulla de la Policía Estatal asaltó su casa e intentó fabricarle un delito 'sembrándole' droga.

Así consta en reportes oficiales de la solicitud de auxilio que hizo la familia la tarde de ayer, cuando aproximadamente a las 14:47 horas dieron aviso al número de emergencias 911 indicando que habían sido víctimas de un robo a casa habitación.

Elementos de la Policía Municipal de Cuautlancingo, a bordo de la patrulla P-5235, llegaron hasta el domicilio ubicado en la calle Morelos de la colonia Nuevo León, donde se entrevistó con una pareja de nombre Cruz y Juan Luis, los cuales dieron cuenta de lo ocurrido.

Señalaron que aproximadamente a las 14:20 horas alguien tocó a la puerta de su casa y al abrir un grupo de aproximadamente ocho sujetos se metió, siendo estos sujetos vestidos de civil pero con chalecos tácticos y algunos con logos de la Policía Estatal.

Los sujetos comenzaron a golpear a Juan Luis pidiéndole que les entregara el dinero, sin embargo la pareja argumentó que no tenían, por lo que uno de los encapuchados comenzó a amenazarlos de muerte y posteriormente sacó una bolsa en la que dijeron había droga y que si no les daban el dinero iban a decir que les pertenecía a ellos.

Mientras los otros sujetos buscaban en toda la casa al menos dos de los sospechosos que se encontraban con el rostro cubierto siguieron golpeando y amenazando a la pareja, pero después de unos minutos y al no encontrar nada de valor, los despojaron de sus teléfonos celulares.

Asimismo se apoderaron de una pantalla que se encontraba en una de las habitaciones y de otros objetos de valor que pudieron encontrar a su paso, con los cuales salieron de la vivienda y se dieron a la fuga con rumbo desconocido.

Tras dar aviso al número de emergencias 911 la familia salió de su hogar y fue así como algunos vecinos les dijeron que un grupo de sujetos armados había salido de su casa y se habían subido a una patrulla de la Policía Estatal, sin embargo no pudieron percatarse del número económico de la unidad.

Debido a los golpes y la crisis nerviosa por la que la pareja atravesaba fue necesaria la presencia de paramédicos que brindaron atención prehospitalaria, mientras que los elementos de la Policía Municipal les indicaron los pasos a seguir para presentar la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado.